Acné veraniego: ¿por qué aparece?

Acné veraniego: ¿por qué aparece?

Los bikinis y bronceados no son lo único que está brotando este verano. 

Los brotes de acné y granitos, también.

Si sientes que tu piel se sale de control durante el verano, has llegado al post correcto. Ya sea que tengas una piel más propensa a brotes de acné o que tu tez rara vez tiene una imperfección, los brotes de verano pueden pasarle a cualquiera. 

Cuando la temperatura sube, la cantidad de ropa que usamos baja. Tendemos a estar más descubiertos por calor, comodidad y moda. Pero nadie quiere pasar un día en la alberca o en el mar con la piel cubierta de granitos. 

Tus poros se tapan al máximo cuando el sudor se mezcla con aceites pesados, químicos de piscina, protectores solares, repelentes y más. Por lo que no es sorprendente que esta temporada sea la de más imperfecciones del año. 

Te explicamos las razones por las cuales puedes estarle haciendo más daño que bien a tu piel en esta temporada:

Las albercas

Con todos los químicos dentro de una alberca, no es sorprendente que tengan un efecto complicado en tu piel. El cloro puede secar microcomedones, evitando la aparición de acné y granitos, previniendo así una infección. Pero demasiado cloro puede resecarte, lo que hará que tu pie compense esta resequedad produciendo más aceite. Combínalo con la exposición al sol, el bronceador o bloqueador solar y tienes una receta instantánea para granitos.

Las toallas

Algunas causas sobre por qué te están saliendo granitos pueden no ser muy obvias. Una de ellas es justamente aquella tela fibrosa con la que te secas cuando sales de la alberca o el mar. 

Tallar tu piel con una toalla para secarte puede causar estrés sobre en los folículos y empeorar tu acné. Y si la toalla no está limpia, estás embarrándote de manera brusca bacterias y suciedad en la piel.

Repelente

Los mosquitos y bichos son una parte del verano que muchos desearíamos que no existiera. Personalmente, soy alérgica a todo tipo de piquetes (ronchas gigantescas, comezón y ardor son algunos de los síntomas que me toca sufrir), por lo que si me encuentro en un jardín o en  un área descubierta, el repelente de mosquitos es absolutamente necesario. 

Pero el repelente puede ser justamente la razón por la cual estás teniendo brotes de acné veraniegos. Los químicos del repelente pueden congestionar tus poros, provocando imperfecciones.

Tu ropa

Este es el más sorprendente de todos. La ropa que utilizas puede hacer la diferencia entre tener granitos o no. Usar ropa apretada causa presión innecesaria en tu piel, lo cual puede estimular el acné. Además, la ropa ajustada puede atrapar sudor y tierra, tapando tus poros y generando imperfecciones. 

Por eso, la ropa ligera y suelta es tu mejor opción en las temporadas calurosas.

Protector solar

El protector solar es absolutamente necesario en esta época calurosa. Pero lamentablemente, las fórmulas blancas y pesadas tienden a tapar los poros y causar brotes de acné – sobre todo para pieles grasas y mixtas. También, al no utilizar bien tu aceite limpiador, puedes no remover completamente este tipo de fórmulas pesadas y congestionar tus poros.  

Por eso, es mejor usar un protector solar con una fórmula ligera y de rápida absorción como Anthelios Shaka Fluid de La Roche Posay o ISDIN Fusion Water.

Hidratantes

Durante el calor del verano, necesitas reducir el uso de los productos aceitosos al mínimo. 

Las cremas y lociones pesadas pueden tapar los poros no sólo de la cara, sino también del cuello, pecho y espalda. 

Entonces, si estás notando que los ataques de acné son cada vez más frecuentes, tal vez es hora de cambiar tus cremas y sprays pesados por opciones más ligeras y libres de aceite. Te recomendamos probar Atoderm SOS Spray de Bioderma, una muy fina bruma hidratante para todo tipo de piel, aquí puedes leer la reseña completa.

Si en cambio buscas un gel, Atoderm Crème – Gel es una opción genial, una crema hidratante tipo gel sin una gota de aceite, puedes leer la reseña aquí, una emulsión ligera hecha con agua de mar que hidrata profundamente sin dejar una sensación pesada.

Bronceadores

Los bronceadores, además de ser una muy mala idea dado que pueden incrementar las probabilidades de tener cáncer de piel, contienen ciertos ingredientes que pueden tapar tus poros e irritar tu piel. Por si fuera poco, suelen ser aceitosas, por lo que pueden contribuir a congestionar tu piel y provocar brotes de acné.

Bebidas dulces

Parte de una piel hidratada y lisa es tomar mucha agua y mantener una vida saludable y buena alimentación. Pero cuando estamos de vacaciones, una piña colada o una margarita pueden sonar como excelentes ideas, sobre todo cuando el sol está a todo lo que da. Pero consumir mucha azúcar no le hace bien a tu cuerpo, incluida tu piel. El exceso de azúcar puede empeorar el acné hormonal y promover la inflamación. 

Quitarte el sudor

A veces, puede parecer que tu sudor es la causa de tu acné, ya que se mezcla con el polvo, mugre y sebo en tu cara. Pero esta sudoración excesiva no es el culpable. Cuando sudamos, tendemos a pasarnos la mano o algún tipo de tela por encima de la piel, “limpiándonos” el sudor. Pero esta fricción puede lastimar los poros y  generar granitos y brotes de acné. 

Ahora ya sabes qué puede estar causando que tu cara se  vuelva loca con brotes de acné en el verano. Sólo es cuestión de cuidar tus hábitos y estar consciente de los ingredientes que utilizas durante esta temporada. Así podrás dejar de preocuparte de aquellos molestos granitos y disfrutar un día de sol, bikinis y diversión.

Back to Top