Mi Carrito

Cerrar

Cómo reparar la barrera de protección de tu piel

Posted on

Con amor, cuidado y productos especiales


¿Sabes qué es el manto ácido?

Quizás no sepas qué es, pero es la parte más importante de tu piel. Y deberías tratarla como tal. 


¿Quiénes no amábamos usar un exfoliante y sentir que ardía? Después de todo, si pica y arde, significa que está limpiando bien la piel, ¿no?

Error. Esto solamente daña la barrera de protección de la piel. 


Pero entonces, ¿qué es la barrera de protección de tu piel y por qué debes cuidarla? ¿Y qué pasa si la irritas y sobre-exfolias? ¿Y cómo puedes repararla en caso de que esté dañada?


Te explicamos.


¿Qué es la barrera de protección de la piel?

La barrera de humedad de tu piel tiene muchos nombres: manto ácido, barrera protectora, estrato córneo, barrera lípida, película hidrolipídica, etcétera. Todos se refieren a lo mismo: la barrera de protección de tu rostro. Es la capa más externa de la piel (conformada por el estrato córneo y un aceite natural de la piel llamado lípido de barrera), y se encarga de proteger las células vivas y las sensibles terminaciones nerviosas de las capas inferiores de la piel.


Las protege de bacterias, contaminantes ambientales, pérdida transepidermal de agua (evaporación del agua que deja la piel reseca) y cualquier otro irritante. Una barrera de protección sana está hecha de lípidos como colesterol, ácidos grasos y ceramidas, los cuales ayudan a mantener tu piel balanceada y protegida. 


La barrera de protección de la piel es lo suficientemente fuerte como para proteger la piel, pero hay ciertos factores que pueden desbalancearla. Desde cambios climáticos fuertes hasta el jabón que usas pueden afectarla.


Pero la razón más común es la sobre-exfoliación.

Aunque exfoliar tiene muchísimos beneficios (como mejorar la textura de tu piel, remover células muertas y prevenir acné y puntos negros), el exceso es terriblemente malo para tu piel, ya que dañas la barrera de protección y expones las terminaciones nerviosas de tu rostro a todo tipo de daños externos. 


Otra razón común puede ser el afeitar tu rostro. Como tanto hombres como mujeres lo realizan (aunque los hombres quizás un poco más frecuentemente), deben tener en cuenta tener cuidados adecuados después de hacerlo. Los rastrillos remueven la capa superior de la piel, por lo que si te afeitas demasiado seguido o utilizas un exfoliante después de afeitarte, puedes lastimar la barrera de protección de la piel. 


¿Qué tiene que ver el pH en todo esto?

Tu piel debe tener un pH bajo de manera natural (entre un 4.2 y un 5.6), lo que significa que se encuentra del lado ácido (por eso la barrera de protección también se llama manto ácido). Esta acidez ayuda a defender tu piel de bacterias que proliferan en entornos más alcalinos o con pH más alto (entre 10.5 y 11). 

Cuando limpias tu rostro con jabones demasiado fuertes o exfolias de más, remueves los aceites esenciales de tu rostro y cambias el pH de tu piel. Esto desbalancea el manto ácido y daña la piel, causando resequedad, piel escamosa, comezón, irritación, enrojecimientos y sensibilidad. Este desbalance también puede causar condiciones dermatológicas como eczema, psoriasis y dermatitis, además de empeorar el acné de las pieles que ya sufren de brotes y granitos. 


¿Cómo saber si está dañada?

Las señales más claras son:

  • Parches de resequedad
  • Piel escamosa
  • Sobre sensibilidad
  • Enrojecimiento
  • Irritaciones
  • Inflamación
  • Incremento en brotes de acné

Si tu piel se pone roja con cualquier toquecito, o si tus productos arden al ponértelos, o si notas brotes de acné inexplicables en tu rostro, probablemente la barrera de protección de tu piel está dañada. 


¿Cómo repararla?

Una vez que identificas que lo que está dañado es el manto ácido, todo se facilita. 

Tu enfoque principal será evitar productos que tengan agentes limpiadores duros, como el sulfato de sodio láurico. Concéntrate en encontrar ingredientes calmantes, como centella asiática, caléndula, té verde y aloe vera, y sólo usar productos especiales para pieles sensibles, junto con cremas ricas en ceramidas y ácidos grasos que ayuden a nutrir la barrera de la piel y sus lípidos.


Lo esencial aquí es ayudar a que la piel regrese a su estado natural. Y lo más importante: si sabes que tu piel está en riesgo, aléjate de la exfoliación. De todo tipo - física, química o enzimática. Hasta que tu piel sane, es tu peor enemigo. 


Y haz una revisión del tipo de productos que estás utilizando. Quizás estás combinando ingredientes que NUNCA deberías mezclar, causando una sobre-exfoliación en tu piel.  


Te dejamos nuestra rutina para reparar la barrera de protección de la piel:

Como limpiador base aceite, te recomendamos TABRX Radiance Oil Capsule Cleanser de Dr. Gloderm, el cual ilumina e hidrata la piel mientras remueve impurezas grasosas, como sebo, maquillaje y protector solar. Después continúa con Honey Matcha Cleansing Drops de Rooki, un limpiador base agua que nutre y calma tu piel con miel, polvo de matcha y semillas de chía mientras la ilumina suavemente con vitamina C y ácido láctico. Son tan suaves que pueden usarlo todo tipo de pieles, incluso las más sensibles, además de que la nutrición extra ayudará a mejorar la barrera de tu piel. 


Para el tónico, necesitas algo que ayude a rebalancear el pH de tu piel. Green tea balancing skin de Innisfree es perfecto, ya que está hecho con té verde y betaína, ingredientes que ayudan a restaurar e hidratar la piel, restableciendo su equilibrio natural. O si prefieres un 3-en-1, Time is Running Out Mist de SIORIS es una increíble opción. Este tónico-suero-mist está hecho con agua de ciruela verde orgánica, aceite de macadamia, aceite de jojoba y aceite de girasol - ingredientes que ayudarán a nutrir la barrera de protección de tu piel de manera suave y efectiva. 

Para los sueros o ampoules, te recomendamos dos: Energizing Ampoule de Limese y A Calming Day Ampoule de Sioris. El primero es una ampoule de textura ultra ligera hecho específicamente para ayudar a reparar la barrera de protección de la piel con ingredientes como extracto de hoja de frambuesa, ceramidas, adenosina y niacinamida. El segundo es una ampoule calmante hecha para pieles sensibles, y está hecha con súper centella, caléndula, centella asiática y propanediol

 

Si quieres darle un shot extra de hidratación y tratamiento a tu piel, puedes usar una mascarilla que ayude a humectar e hidratar profundamente tu piel. TABRX Whitening Mask de Dr. Gloderm es perfecta porque contiene triple ácido hialurónico, extracto de perlas y una cápsula del mismo agente hidratante que el limpiador de esta marca: hucell

Como hidratante, Superfood Saviour Crème de ROOKI es - como bien dice tu nombre - tu salvación. Esta crema hidratante combina poderosos ingredientes con la nutrición de los súper alimentos, dejando en tu piel toda la potencia del ingredientes como ácido hialurónico, coenzima Q10, kale, semillas de chía y lingonberries. Este es el paso más importante para reparar la barrera de protección de tu piel, ya que ayudará a sellar toda la humedad adentro y a proteger tu piel mientras se renueva tu manto ácido.


Y si es de día, no olvides tu protector solar. El sol es el peor enemigo para la barrera de protección de tu piel, sobre todo si está dañadad. Protege tu piel reaplicando tu protector solar religiosamente - por lo menos cada 4 horas. 


Cuando se trata del cuidado de la piel, es importante hacerle caso a tu carita. Si sientes que está irritada, si estás teniendo más brotes de acné de lo normal o si sientes la piel ultra sensible, escúchala. Te está gritando que algo está mal y que por favor la ayudes a arreglarlo. Y lo que necesita es amor, cuidado y productos que la ayuden a recuperarse. 

 

0 comentario

Deja un comentario

¡ESPERA, ESPERA! NO ME CIERRES TODAVÍA

Tenemos muchas sorpresas para ti: contenido exclusivo, nuevos productos, promociones y mucho más!

SEARCH THIS STORE