Mi Carrito

Cerrar

Esto es lo que pasa cuando usas productos caducados

Posted on

En resumen: piel irritada y una barrera de protección destruida


Tienes un producto que amas y usas diario. Pero de repente, te empieza a irritar y enrojecer la piel, a sacar granitos, o simplemente no funciona como antes


Si esto está pasando, seguramente estás utilizando un producto que ya expiró. Y es hora de tirarlo a la basura. 


¿Cómo saber que la irritación no fue causada un periodo de purga?

Si este producto lleva funcionando meses perfectamente y de un día para otro parece irritar tu piel, no es una purga. 


O bien, si apenas abriste el producto y la irritación comenzó enseguida pero ha pasado más de un mes y sigues con irritaciones, enrojecimientos y granitos… no es purga. 


Sé que es difícil decidir tirar un producto a la basura. Después de todo, ya lo pagaste. Mejor usarlo hasta que se acabe, ¿no? Pero esto es lo peor que le puedes hacer a tu piel, porque la estás dañando.


Piénsalo así: es mucho más fácil prevenir que tratar de arreglar el daño a la piel. Sobre todo cuando consideras que reparar el daño involucra comprar todavía más productos


Asegúrate de revisar tu rutina cada tres o seis meses, revisando cada uno de los productos que utilizas y sus fechas de caducidad. De esta manera estarás completamente segura de que lo que estás usando sigue siendo seguro para tu piel y que no le hará daño. 


En la vida y el skincare, no todo dura para siempre. Así como las frutas y verduras no pueden durarte meses en la cocina, tampoco tus productos de skincare duran años y años. Una vez que los abres, empieza a correr el tiempo en el que debes y puedes usarlos de manera segura. 


Esto se debe a que una vez abiertos, entran en contacto con el aire, la luz y las bacterias del medio ambiente. O incluso si no los abres, el calor y la humedad pueden degradar tus productos. Por eso es importante conocer las fechas de expiración de tus productos


Y quizás no todos los productos caducados te generen problemas. A veces sólo pierden efectividad, como un shampoo anticaspa expirado que quizás no limpie tan profundamente tu cuero cabelludo, o un perfume que tal vez no huele igual de intenso. 


Pero en el skincare, un producto caducado puede ser lo peor para tu carita. 



¿No sabes cómo leer la fecha de caducidad de tus productos coreanos? ¡Aquí te enseñamos!


Usar productos expirados puede causar daños a largo plazo o hasta permanentes. Además de que el producto en sí pierde efectividad (haciendo que ya no te brinde los beneficios que buscabas obtener), también puede irritar tu piel, dañar tu barrera de protección y lastimar tu rostro, y hasta causar brotes de acné


Conforme pasa el tiempo, las cremas, sueros, limpiadores y demás productos de skincare se vuelven “rancios”, convirtiéndose en un terreno perfecto para bacterias que pueden ser peligrosas para tu rostro. 


Muchos de los ingredientes utilizados en los productos de belleza tienen una duración específica. Después de ese tiempo, corren el riesgo de volverse peligrosos e insalubres. Sobre todo los productos orgánicos, ya que contienen ingredientes naturales basados en comida o semillas que pueden echarse a perder todavía más rápido. 


Y todos los productos de skincare corren el riesgo de acumular bacterias, moho, hongos, levadura y polvo… cosas que DEFINITIVAMENTE no quieres ponerte en la cara


Cuando aplicas un producto a tu rostro, todas las sustancias que se absorben directamente a tu cuerpo a través de los poros pueden causar graves problemas de salud. Al final, lo estás absorbiendo. Cuando es algo bueno para tu rostro, no hay problema. Pero si lo que estás absorbiendo son bacterias, hongos y moho, puedes causar una infección en todo tu cuerpo

 


Entonces, ¿qué es lo que pasa cuando usas un producto que ya expiró?

  • Expones tu piel a reacciones alérgicas
  • Puedes causar infecciones en la piel
  • Puede causar brotes de acné
  • Si ya tenías acné, empeorará por la exposición a las bacterias del producto expirado
  • Destruyes la barrera de protección de la piel
  • Piel extremadamente seca y sensible
  • Piel enrojecida, escamosa e irritada
  • Manchas y despigmentación en la piel 
  • Puede ocasionar una infección en el resto del cuerpo

La piel del rostro es de las más sensibles de todo tu cuerpo. Por eso es importante tratarla con amor y sólo darle ingredientes que sean seguros y sanos. Al final, ¡todo mundo ve tu cara! Consiéntela sólo con productos que sean seguros para ella.  


También, asegúrate de revisar siempre la fecha de caducidad de tus productos, mantén un ojo alerta al color, olor y textura de tus productos y asegúrate de estar pendiente de cambios en tu piel (sobre todo si son brotes de acné o irritaciones).

¡ESPERA, ESPERA! NO ME CIERRES TODAVÍA

Tenemos muchas sorpresas para ti: contenido exclusivo, nuevos productos, promociones y mucho más!

SEARCH THIS STORE