Mi Carrito

Cerrar

¡No te seques la cara!

Posted on

Con la toalla de manos, no.

 

#MeikkiTip

Cuando termines tu doble limpieza, ¡NO TE SEQUES LA CARA!


Este es uno de los 6 errores que pueden hacer que tu limpiador facial no funcione correctamente. Así como debes lavar tus manos antes de tocar tu rostro para evitar transferirle polvo, bacterias y suciedad a tu cara, NO debes utilizar una toalla para secarte la cara después de lavarla. 


Si utilizas tu toalla de manos, es un error garrafal que elimina el paso de la doble limpieza. Esto se debe a que las toallas de manos suelen estar llenas de bacterias, polvo y suciedad… y todo esto lo vuelves a poner en tu rostro después de limpiarlo. 


Es como salir de bañarte para echarte a rodar en lodo… te limpiaste para volverte a ensuciar.

Literalmente, estás lavando tu cara para volver a llenarla de mugre y suciedad. 


Además de esto, las microfibras de las toallas de manos suelen ser demasiado abrasivas para tu piel, por lo que pueden lastimarte e irritarte además de llenarte de bacterias. Es una de las razones por las que las toallas de manos pueden provocar brotes de acné que parecieran no tener explicación. 

 

Entonces lo mejor es no secarte la cara después de lavarla.

Ya sé, suena horrible. ¿Y entonces con qué te secas?

 

La respuesta: con nada. Con aire. Con tus manos. O con un abanico, si quieres y tienes uno. 

Además, considera que es mucho mejor mantener tu piel húmeda para el resto de tu rutina. Esto es porque la piel húmeda absorbe mucho mejor los productos. Piensa en una esponja: cuando está seca, tarda más en absorber el agua. Pero si está ligeramente húmeda, la absorbe de inmediato. Así también funciona la piel de tu rostro.

 

Pero si decides que no puedes vivir sin una toalla para secar tu rostro, entonces te recomendamos tener una toalla específicamente para tu cara (NO la toalla de manos que usa toda tu familia). Asegúrate de que esté completamente limpia y que la tela o el material del que está hecho sea lo suficientemente suave para usarse de manera segura en tu rostro. 

Y también asegúrate de lavarla al menos una vez por semana para que no acumule polvo y gérmenes.

 

Ahora ya lo sabes. Con el aire, sí. Con la toalla, no.

0 comentario

Deja un comentario

¡ESPERA, ESPERA! NO ME CIERRES TODAVÍA

Tenemos muchas sorpresas para ti: contenido exclusivo, nuevos productos, promociones y mucho más!

SEARCH THIS STORE