Mi Carrito

Cerrar

Cómo aprendí a cuidar mi piel grasa y lidiar con mi acné

Posted on

El impactante testimonio de Sandy

Sandy lleva toda la vida sufriendo de acné. Tanto así, que perdió la cuenta de cuántos años realmente lleva luchando con este problema. 


“La gente te dice ‘¿Qué onda con tu cara? Te salen muchos granos. ¿Ya te viste?’ 

Sí, claro… me veo todos los días.”


Desde la adolescencia hasta sus veintiséis años, Sandy ha sufrido de acné y de todos los contras que conlleva, como preocupaciones de productos y hasta problemas de autoestima. 


Pero llegó un punto en el que su acné empeoró. Ya no eran sólo muchos granitos, sino pústulas internas e inflamando su piel. Como todas hemos hecho, probó todos los trucos habidos y por haber: limón, bicarbonato, jabón Zote, sábila y hasta usar shampoo para bebés en el rostro. Estos “trucos” pueden ser muy peligrosos para tu piel, dañando, irritando y teniendo horribles consecuencias, como brotes aún más severos de acné, manchas y hasta una mala cicatrización que puede afectar la textura de tu piel para toda la vida. 


Pero es que cuando estás desesperada, ¿qué más puedes hacer? 


Después de ir con una dermatóloga, determinó que el problema debía ser algo hormonal. Una ginecóloga le afirmó esto: el acné era un síntoma de un ovario poliquítico. Comenzó a tomar un medicamento hormonal para tratar el problema desde la raíz. Y durante unos meses, todo mejoró. Pero al terminar el tratamiento, el acné regresó y fue aún peor. En marzo, todo parecía irrecuperable. El estrés y otros temas personales agravaron más los brotes de acné, dejándolo en el peor punto de toda su vida. 


Decidió volver a ir con un experto. Pero hubo un problema en el diagnóstico: a Sandy le recetaron utilizar un tratamiento muy fuerte con peróxido de benzoilo sin ningún tipo de hidratante. Todas las pieles - incluso las pieles grasas - necesitan hidratación


Te explicamos rápido: al no utilizar un hidratante, dañas tu piel.

Sufre una deshidratación y se reseca. Y a pesar de que esto puede parecer bueno si tu piel es grasa o aceitosa, es todo lo contrario. Al sentirse deshidratada, tu piel producirá todavía más aceite para compensar la deshidratación. Esto hará que tus poros se congestionen y se tapen, lo que ocasiona puntos negros, imperfecciones y más brotes de acné

Es un círculo vicioso de deshidratación en el que el único que sale perdiendo es tu rostro. 

 

Sandy vivió esto, en vivo y a todo color. Y para empeorar el asunto, ni siquiera usaba protector solar, empeorando la situación ya que además de no proteger e hidratar su piel, comenzó a ver manchas causadas por el sol en su rostro. 

Para entonces, su cara se sentía estirada y reseca a pesar de que su piel es grasa


Había llegado el momento de buscar una alternativa. De probar algo nuevo. 

Era hora de darle una oportunidad al skincare. 


Al investigar, Sandy dio con nuestras rutinas personalizadas, creadas por expertas en el cuidado de la piel y hechas específicamente para tu tipo de piel, tu edad y el problema que quieres tratar. 


“Mi piel no es tan sensible pero la he sensibilizado.”

Todas las pieles merecen amor. Merecen que las trates con cariño, que las hidrates, las consientas y las cuides. Cuando lo haces, te devuelven ese amor brillando como nunca antes. 


“Antes no tenía mucho cuidado con mi cara.” 

Sandy solía usar únicamente jabón neutro en su rostro para lavarla. Y para hidratarla, sólo utilizaba un poco de la misma crema que usaba en el resto de su cuerpo. Pero esto claramente no le estaba sirviendo. 


Su recomendación personalizada Meikki incluía varios productos: un limpiador base aceite, un limpiador base agua, un suero, una crema y un protector solar. Todo pensado para su tipo de piel, su edad y su problema - piel grasa, 26 años, acné y cicatrices.  

“Empecé a usar estos cuatro productos con un poco más de conciencia detrás del ritual y la acción de lavarme la cara. Desde siempre he realizado la doble limpieza pero creo que no había sido con los productos correctos para mi tipo de piel.


Su rutina consiste de:


1. Limpiador base aceite

    Para limpiar gentilmente tu piel necesitar realizar una doble limpieza. El primer paso es utilizar un limpiador base aceite que ayude a remover toda la mugre base aceite de tu cara; es decir, sebo atrapado en los poros (el cual causa acné y puntos negros), maquillaje, bloqueador, etcétera. Sandy utilizó Heimish All Clean Balm, un bálsamo limpiador excelente porque remueve todo tipo de sebo e impurezas aceitosas sin resecar la piel ya que contiene manteca de karité, leche de burro y extracto de coco. 



    2. Limpiador base agua

      El segundo paso es un limpiador base agua, el cual se encarga de remover las impurezas base de tu piel, como sudor, polvo, contaminación, etcétera. Sandy utilizó Day By Day Cleansing Gel de SIORIS, un suave limpiador en gel hecho con ingredientes frescos y orgánicos, como corteza de sauce negro, extracto de algas del obispo y aceite de cáscara de naranja. 


      3. Esencia

        La esencia es el tercer paso en la rutina de Sandy. Las esencias son tratamientos faciales de todo tipo con un propósito en común: hidratar la piel. Ella está utilizando Advanced Snail 96 Mucin Power Essence de COSRX, una esencia reparadora que regenera tu piel y enamora tu corazón.


        “Este producto me tiene LIT! Enamorada jajjdjs. La neta no lo quería comprar porque me parecía algo caro por tan poquito producto, pero sin duda lo vale. Deja la piel súper tersa, se absorbe muy rápido y no necesitas usar mucho!”


        4. Suero

          El cuarto paso es un suero, un tratamiento facial con mayor intensidad que una esencia. Sandy utiliza Tiam My Signature C Source, un suero de vitamina C también llamado el milagro de la botella roja. Este suero es perfecto para pieles mixtas o grasas con acné, ya que ayuda a revitalizar la piel dando un ligero peeling que suaviza las áreas ásperas causadas por manchas o granitos. 



          5. Crema hidratante

            Como ya explicamos antes, todas las pieles necesitan hidratación, ¡incluso las grasas! Sandy entendió que su piel necesitaba amor e hidratación, por lo que comenzó a utilizar Snail Advanced 92 All In One Cream de COSRX. Este hidratante no es una crema como tal, sino un gel multifuncional hecho con 92% de baba de caracol. Es perfecto para pieles grasas o con tendencia a acné ya que ayuda a reparar, regenerar y calmar la piel, además de tener propiedades antibióticas que ayudan a prevenir brotes y granitos.


            Esta crema en gel me ha ayudado un buen. La piel se nota mucho más hidratada y me ayuda con la producción de sebo (ya ven que tengo la piel mega grasosa) la uso día y noche.”


            6. Protector solar


              “Yo cometía el error de no usar protector solar y pues obviamente eso ayudó a empeorar el estado de mi piel. Me gusta mucho por que no te deja como gasparín y al ser matte, ayuda a controlar la grasa. Además me deja la piel muy suave.”


              El paso final de la rutina de Sandy - y también que debería ser de todas las personas en este planeta - es el protector solar. La clave detrás del protector solar es encontrar una fórmula que se ajuste a tu tipo de piel y a las condiciones que quieres mejorar. Para Sandy, esto llegó en la forma de Perfect UV Protection Cream de Innisfree, un refrescante protector solar hecho con aceite de girasol y extracto de té verde que hidrata y protege con una fórmula de alta duración.

               

              Aquí está el antes y el después de los resultados:


              “Tengo la piel SUPER grasa y con estos productos he logrado regular la producción de sebo.”


              Además de comenzar una rutina de belleza con productos pensados para su tipo de piel, Sandy dejó de usar maquillaje para dejar que su piel descansara y tuviera tiempo para respirar. 


              “Mi cara nada que ver con cómo estaba antes. Parecía que mi piel me decía ‘gracias, ya me habías tratado muy mal’.”

               

              También, Sandy decidió hacer algo muy valiente que no todos nos atreveríamos a llevar a cabo. Decidió compartir su viaje de skincare con el mundo a través de Instagram, registrando su progreso, los cambios y las mejoras en su piel. 


              “Yo creo que mi piel estaba gritando que necesitaba algo: ‘Ya cuídame, dame amor’.”


              ¿Quieres saber lo más impresionante? Sandy lleva UN MES utilizando estos productos. UN MES. Treinta días fueron suficientes para tener cambios notorios, para mejorar la calidad de su piel, para calmar los brotes de acné y para comenzar a hidratar su rostro.


              Hoy, sí sigue teniendo brotes de acné pero los granitos “ya no alcanzan a crecer, sino que se van desvaneciendo”


              Este Instagram comenzó como un registro privado, sólo para ella. Pero su hermana la convenció de hacerlo público para inspirar al mundo. Después de todo, nunca sabes a quién puedes ayudar que esté sufriendo el mismo problema que tú. 

              “Mi cara me da miedo jajsjsjsjs! Oigaaaan estoy feliz feliz! La zucarita se ve súper agradecida haha!!

              

              Estoy muy contenta con el resultado que he visto.”


              Y es que al final, el acné afecta en todo. Afecta tu apariencia, tu autoestima, y cómo te trata la gente. Afecta cómo te comportas, cómo te sientes contigo misma, y cómo te miras al espejo. 


              Como recomendación, Sandy dice que tienes que querer curarte y cuidarte, sin caer en la desesperación. Como todos los que hemos sufrido de acné severo, sabemos que lo primero que quieres hacer es “secar” todos esos granos para que se vayan y se quede limpio tu rostro. Pero recuerda que para limpiar tu piel, necesitas tiempo, paciencia y  amor. Secarla - fuera de ayudarte - la va a empeorar, haciendo que tu acné se vuelva aún peor. 


              Nos encanta porque demuestra muchas cosas: paciencia, cuidado y autoestima. Es un viaje increíble donde al final entiendes que la respuesta a tus problemas estaba en ti, en quererte y tenerte paciencia.


              “Ojalá que otras chicas se animen a cuidarse porque yo sé lo feo que es sufrir de acné.”


              La historia de Sandy es un testimonio a la paciencia y al amor que te debes a ti misma. Es una declaración de amor propio, de autoestima y de cuidado personal. Y sobre todo, es una historia increíble de superación, de cambios y de aceptación. 


              Al día de hoy, continúa bajo un tratamiento hormonal controlado médicamente y con su rutina de skincare.


              “No dejaría el skincare coreano por nada del mundo. Me enamoró ♥”



              ¿Quieres tener piel como la de Sandy? Te dejamos un descuento de 15% para que consientas tu piel y comiences a brillar de adentro hacia afuera:


              SANDYMK15

              Y si te animas a compartirnos tu testimonio, te regalamos un cupón de 20% de descuento  ¡PARA TODA LA VIDA! Escríbenos a hola@meikki.mx para enviarnos tu testimonio o para que te ayudemos a armar tu rutina personalizada :)



              ¡ESPERA, ESPERA! NO ME CIERRES TODAVÍA

              Tenemos muchas sorpresas para ti: contenido exclusivo, nuevos productos, promociones y mucho más!

              SEARCH THIS STORE