Mi Carrito

Cerrar

¡Todo sobre la exfoliación!

Posted on

Qué es, para qué sirve y por qué es tan importante


La exfoliación es uno de los pasos más importantes de tu rutina. Pero también es uno de los más confusos. ¿Qué pasa si exfolias? ¿Y si no exfolias? ¿Y si exfolias de más? ¿Cada cuánto deberías exfoliar y con qué tipo de exfoliante?


Te explicamos todo aquí:

 

QUÉ ES LA EXFOLIACIÓN

La exfoliación es un proceso mediante el que se remueven las células muertas de la capa superior de tu piel, exponiendo una nueva capa de piel.


Tu piel se renueva aproximadamente cada 28 días. Al renovarse, deja una capa nueva de “células bebé” o “recién nacidas”. Pero conforme envejecemos, este proceso de muda -  llamado descamación - se vuelve más lento, dejándonos con células muertas pegadas en la capa superior de la piel, las cuales pueden ocasionar finas líneas de expresión, áreas secas y escamosas y dejar la piel con una textura rugosa


¡Por eso necesitamos exfoliar! Al exfoliar, estimulas el crecimiento de células nuevas, ya que estás removiendo las que tu cuerpo ya no está tirando naturalmente. Es decir, ayuda al proceso de descamación al remover las células muertas y exponer una capa más fresca de células vivas


PARA QUÉ SIRVE

Como ya explicamos, la exfoliación ayuda a renovar la capa exterior de tu piel, removiendo las células muertas y mejorando la textura. 


Pero esto no es todo lo que hace. La exfoliación ayuda en muchas otras cosas:


Remueve mugre, polvo y sebo

Las células muertas no son lo único que se encuentra en tu carita. La exfoliación ayuda a remover otro tipo de impurezas, como sebo, mugre y polvo que pueden haberse atorado en tus poros. 


Ayuda a limpiar tus poros

Al remover la capa de células muertas, sebo y mugre que se encontraban pegadas a tu piel, limpias efectiva y profundamente tus poros. 


Previene puntos negros y acné

Tiene que ver con el punto de arriba: el sebo, mugre y células muertas pueden congestionar tus poros, lo cual puede ocasionar puntos negros y brotes de acné. Al exfoliar, previenes esto ya que remueves todas estas impurezas que tapan y congestionan los poros. 


Elimina la piel opaca y gris

Las células muertas no sólo pueden tapar tus poros. También, crean una capa que da una apariencia gris y opaca al rostro. La hacen ver seca y sin luz. La exfoliación ayuda a remover esta capa de mugre grisácea y remover toda la opacidad  de tu piel.


Suaviza la complexión de tu rostro

Las células muertas desiguales dejan tu piel con una textura áspera y rugosa. Exfoliar ayuda a removerlas y a dejar una capa lisa y suave de células nuevas.


Ilumina y alisa el rostro

Exfoliar no sólo suaviza la piel y remueve la capa gris y opaca de células muertas. También ayuda a iluminar tu rostro, haciendo que refleje más la luz con una textura lisa y uniforme. Exfoliar te deja la carita brillante y radiante.


Estimula el crecimiento de células nuevas

Al exfoliar, promueves el proceso de descamación natural y ayudas a que tu piel se renueve y se mantenga joven.


Mejora la efectividad de tu rutina

La mugre y las células muerta no sólo tapan tus poros. También impiden que los productos de tu rutina penetren tu piel. 

Cuando exfolias y remueves esta capa de piel, capa nueva y fresca absorberá mejor los productos de tu rutina, haciéndolos mucho más poderosos y efectivos. Entonces, exfoliar ayuda a que el resto de los productos de tu rutina penetren mejor y hagan mejor su trabajo. 

 

¡TODO esto hace la exfoliación! 


EN RESUMEN, LA EXFOLIACIÓN:

  • Remueve células muertas
  • Remueve mugre y polvo
  • Limpia los poros profundamente y evita que se congestionen
  • Previene puntos negros y acné 
  • Suaviza la complexión de tu rostro
  • Ilumina y alisa el rostro, dejándolo brillante
  • Ayuda a que los productos de tu rutina penetren mejor (haciéndolos más efectivos)

 

Entonces:

  • Si EXFOLIAS tu piel, ayudas a limpiar tus poros, mejorar la complexión, iluminar tu rostro y prevenir puntos negros y acné. 
  • Si NO EXFOLIAS tu piel, dejarás una capa de células muertas, mugre, sebo y polvo que puede ocasionar puntos negros y acné, y que dejará tu cara con un aspecto gris, opaco y poco saludable (incluyendo una textura rugosa con líneas de expresión y arrugas).


¿CADA CUÁNTO DEBERÍAS EXFOLIAR?

Depende del tipo de piel, aunque todas deben exfoliarse.

 

  • Las pieles secas o sensibles deben realizar este paso 1 vez por semana, ya que son más propensas a irritarse y resecarse por exceso de exfoliación. 
  • Las pieles grasas o mixtas deben exfoliarse entre 2 o 3 veces por semana para mantener el sebo bajo control y los poros de tu rostro limpios.

La regla de oro es: debes exfoliar por lo menos 1 vez por semana. Si tu piel es grasa o mixta, puedes hacerlo más veces. 


¿QUÉ PASA SI EXFOLIAS DE MÁS?

La exfoliación es una maravilla para tu cara. Pero como todo en la vida, el exceso es malo. 

Así como puedes lavar tu cara de más, también puedes sobre-exfoliarte. 


Al sobre-exfoliar, dañas la barrera de protección de tu piel, la cual se encarga de mantener fuera bacterias, contaminantes externos y hasta evitar la pérdida de agua por evaporación, la cual puede resecar tu piel. Al exfoliar debes remover las células muertas, mugre y otras impurezas sin dañar la barrera de protección. Si tu barrera se ve comprometida, expondrás las terminaciones nerviosas de las células nuevas a la contaminación ambiental y bacterias, lo cual puede resultar en piel reseca, escamosa, sensación de tirantez, enrojecimientos, sensibilidad, inflamación, irritación y hasta brotes de acné


La clave es exfoliarte pero sin exagerar. Pieles secas y sensibles no más de una vez por semana, y pieles grasas y mixtas al menos una vez por semana (y hasta 2 o 3 dependiendo de cada persona). 


Hay ciertos mitos alrededor de la exfoliación que debes dejar de creer. Te dejamos este artículo donde los desmentimos. 


TIPOS DE EXFOLIANTES

Existen tres tipos básicos: físicos, químicos y enzimáticos. Todos remueven impurezas y células muertas, lo que cambia es la manera en que lo hacen. Los físicos lo remueven a través de fricción y los químicos y enzimáticos mediante ingredientes que deshacen el pegamento que une a las células muertas con la piel sana. En este artículo te explicamos un poco más la diferencia entre cada uno.  

 

Nuestros exfoliantes favoritos

BHA Blackhead Power Liquid

Un exfoliante químico ideal para pieles grasas y mixtas o pieles con poros abiertos y puntos negros. El BHA elimina las células muertas, además de prevenir la oxidación de sebo, evitando así que aparezcan puntos negros en tu cara. También se encarga de iluminar la piel y conseguir un tono más uniforme, luchando contra manchas e imperfecciones. 

 

Apple Smoothie Peeling Gel de MIZON 

Un increíble exfoliante enzimático con una innovadora textura tipo gommage. Funciona con enzimas de extractos de frutas, como manzana verde y papaya.  Simplemente necesitas aplicarlo, dejar que las enzimas disuelvan las células muertas y frotar para quitarlo. Es tan suave que exfolia sin arañar la piel, iluminándola y dejándola suave y elástica. Esto hace que funcione para todo tipo de piel ya que sus ingredientes son tanto suaves como efectivos.


En resumen, exfoliar tu piel es lo mejor que le puede pasar a tu cara. Dejará tu carita lisa, limpia, reluciente y brillante. Sólo recuerda tener cuidado con la frecuencia y no exagerar exfoliando de más. 

¡ESPERA, ESPERA! NO ME CIERRES TODAVÍA

Tenemos muchas sorpresas para ti: contenido exclusivo, nuevos productos, promociones y mucho más!

SEARCH THIS STORE