Entrevistamos a: Florencia Ríos

Entrevistamos a: Florencia Ríos

Ella es Florencia, para los cuates Focha, pero nunca Flor. Es una actriz mexicana, y desde que tenía alrededor de 6 años ensayaba a escondidas las escenas más dramáticas de las telenovelas, películas o caricaturas.

El cine es su gran amor, ha protagonizado películas como “Plástico”, “Los días más oscuros de Nosotras”, “Noches de Julio”, “Masacre en Teques”, “Los Muertos” y próximamente Matando Cabos II.

Para ella el teatro es como ese hermano mayor del cual ha aprendido grandes lecciones, no siempre fáciles ni agradables pero muy valiosas. La televisión es ese caramelito que le encanta comer y disfruta muchísimo.

En televisión ha participado en series como Luis Miguel, La Guzman, Yanki, La Bandida y su papel más reciente como Martha la esposa de Guadalupe Esparza en Bronco la bioserie. 

Su familia animal está compuesta por dos perros: “Puchi” (el que más se parece a ella) un bichón frisé  y “La Toña” una mezcla entre cocker y collie, y dos gatos: Tita y “La Brayan”.

Hablar de su comida favorita le resulta difícil, ama los tacos, las hamburguesas, las pizzas y el sushi… ¡todo!, y si lo acompaña con agua mineral con limón y sal, ¡yummy! 

Aquí nos cuenta cómo a pesar de siempre tener una conexión con la actuación decidió en un inicio estudiar comunicación, cómo ha sido su trayectoria como actriz, los peores errores que ha cometido con su piel y cómo cuida sus chinos.

¿Quién eres?

Soy Florencia Ríos Treviño, pero todo el mundo me dice “Focha”. De chiquita, yo estaba con una amiga, teníamos como 6 años, estábamos jugando y ella me quería decir Florencia pero trastabilló un buen con la palabra y le salió decirme “Focha”.

Nos morimos de risa jajaja, era mi súper mejor amiga. Durante toda la primara, ella no dejaba que nadie más me dijera así, me dijo: “Ya te voy a decir así, se oye chistoso y muy cool, además va a ser algo que sólo yo puedo hacer”. 

Me cambio de escuela, y estaba reciclando un cuaderno, había un chico que me gustaba y en el cuaderno había puesto: Focha y …, dentro de un corazón. En mi nueva secundaria una de mis nuevas amigas me dijo: “¿Quién es Focha, y quién es ese?”

View this post on Instagram

♐️ 🔥 🐩

A post shared by Florencia Rios (@fochart) on

Y yo: Ahh, yo soy “Focha” le platique la historia y me contestó: “Ok, aquí todos te vamos a decir así”. Y desde ahí se me quedó “Focha”, me gusta mucho ponerlo en redes sociales por ejemplo. 

Odio que me digan Flor, ¡no me gusta nada!, jajajaja. Para todo esto, yo fui una bebé que estuvo un año sin nombre, no se decidían y me decían: “bonita, bebé…” Hasta que a mi mamá ya le dio oso jajaja: “No puede ser que tengamos una hija y no podamos ponerle un nombre”.

Mi mamá, mi papá y mi hermano, cada quien escribió 5 nombres, pusieron los papelitos en una caja, los mezclaron y metieron mi manita, el primer papel que salió fue “Juvencia”, porque mi abuelo se llamaba Juvencio.

Mi papá lo puso y dijo: “Le van a decir Juvencia, suena muy italiano”. Mi mamá le dijo que estaba loco y que no me iban a poner ese nombre, el segundo que salió fue “Berta”, así se llama mi abuela paterna y a mi mamá evidentemente tampoco le gustó jajajaja. 

“Es un nombre muy fuerte para una bebé”. Y el tercero fue Florencia, por eso desde chiquita mi mamá nunca permitió que me dijeran “Flor” y a mí nunca me gustó que me dijeran. Y luego pasó toda la historia de Focha.

Cuando empezó todo este rollo de las redes sociales de cierta manera para proteger mi verdadero nombre, en ICQ me ponía Z2112 algo así, era un libro que me gustaba mucho de chiquita, un libro muy futurista que me gustaba, y luego ya me ponía Focha.

Todavía no sabía que iba a ser actriz, me gustaba mucho la actuación pero hasta ahí, y aún ahora no pongo mi crédito como Focha, yo soy Florencia Ríos, que la gente me diga como quieran pero Flor no jajajajaja.

Y Focha está más para los cuates, poca gente en mi familia me dice Focha, mi mamá jamás jajajaja, ella me dice Florencia.

Sobre tu vida profesional

Desde chiquita la actuación era algo que me gustaba un montón, me ponía a imitar las escenas que veía en las telenovelas, películas y caricaturas. Hacía las que más me gustaban o las últimas que había visto, las recreaba todo el tiempo cuando nadie me veía.

Yo planeaba mi set y toda la cosa, me gustaba mucho hacer mezclas de escenas, y mis favoritas eran las de lugares trágicos en donde había accidentes y donde los amores se despedían.

Mi hermano jugaba rugby y siempre se lastimaba entonces a mi me encantaba usar sus férulas o bastones para mis papeles jajaja. Las repetía hasta que sentía que me salían de verdad, yo a veces decía, la verdad no me la creí.

Estos juegos los hacía desde los 6 y hasta los 12 años, siempre crecí haciendo esto, siempre y cuando estuviera sola en mi casa jajaja porque qué oso. 

Cuando me cambie a la escuela en donde todo el mundo me empezó a decir Focha, había una clase opcional en donde tenías que escoger entre música y teatro.

Y me metí a teatro, era algo que siempre me había gustado pero nunca lo había considerado, ahí tenía 12-13 años. Los ejercicios me los tomaba muy enserio, me sentía súper libre y a veces me daba un poco de pena porque los demás se lo tomaban x.

El maestro daba clases en el CEA y me dijo que porqué no me metía, él me empezó a impulsar, a decirme que podía actuar porque realmente me gustaba y me lo tomaba en serio. A partir de ahí empecé a sentir la semillita de este juego que siempre he hecho,y me dije a mi misma tal vez lo pueda hacer para vivir, como una profesión.

Obviamente te da verguenza decirle eso a mi mamá o a mi familia, “cómo crees que vas a hacer eso”. Lo empecé a pensar y en un momento que me abrí con mi mamá, le conté y me dijo: “Ok, pero tienes que acabar la prepa”.

Yo acabé la prepa en Irlanda, porque mi hermano está casado con una irlandesa, y el último año de prepa lo hice allá. Ese último año yo tenía mucho miedo de meterme a la actuación, y mi cuñada me dijo: “Porqué no lo haces aquí? Aprovechas y estudias teatro en inglés”.

Tenía 18 años y mi hermano me empezó a decir: “No sabes si vas a vivir de esto, tienes que tener un plan B y saber qué otra cosa te gusta”. Me empezó a dar mucho miedo, en ese inter yo había regresado a México y ya le había dicho a la gente que quería actuar.

Y un día que jugamos “Dilo con mímica” o uno de esos juegos todo el mundo me empezó a molestar: “A ver la actriz, la que quiere ser actriz” y yo era la peor haciéndolo jajajaja, empecé a dudar muchísimo de mí.

Mi hermano me decía: “Aunque tengas el talento, todo el mundo se muere de hambre haciendo esto”, y con todas mis inseguridades me dio una crisis existencial.

Regresé a México y ya no sabía que hacer, una amiga empezó a estudiar Comunicación y empecé a ver las materias, me llamó la atención el radio, la conducción de tele no me encantaba.

Entré a la Anáhuac a estudiar comunicación y ahí conocí a un exnovio, al año de conocernos él también me dijo: “Yo siempre quise ser actor”, a lo que yo le contesté que: ¡Yo también, pero medio miedo!

Me dijo: “¿Porqué no nos metemos a un taller en CasAzul?”, total nos metimos al taller al final ni lo acabaos porque a la semana yo audicioné para un reality show que se llamaba “Rock Diner”, me quedé y le pedí que me ayudara.

La semana que estuve en el taller fue súper bonito, recordé lo que había hecho en la escuela y acabando eso él decidió no estar más en la universidad, ese mismo año entró a CasAzul.

Durante todo su primer año yo estuve conviviendo muchísimo con su grupo, les ayudaba a leer, con los ejercicios, todos me decían: “¡Tú también deberías de estar en nuestro salón!”, y fue ahí que volví a encontrar esa motivación.

Acabando ese primer año de la carrera de actuación de mi ex novio, cortamos y yo ya no quería estar en la carrera de Comunicación. Yo quería entrar a CasAzul pero como habíamos cortado no quería que la gente pensara que entraba por él, porque ni al caso.

View this post on Instagram

📸 David Osnaya

A post shared by Florencia Rios (@fochart) on

Justo cuando nos despedimos, él me regaló el manual para ser actor de Stanislavsky y me puso: “Para que saques a la actriz que llevas dentro”, para mí eso fue súper significativo y en ese momento dije: ¿Sabes qué?, no me importa, ¡lo voy a hacer!

Yo estaba súper deprimida, él había sido mi primer gran amor, pero me tragué el orgullo. Platicando con una de mis mejores amigas, recuerdo que me dijo: “Hazlo, esto siempre lo has querido hacer, nosotros somos los que te apoyamos”. 

Él sí confiaba en mí en ese sentido, siempre me echó muchas porras y mi amiga también. Y aunque estaba súper triste fui a hacer la audición y la pasé. En el propedéutico empecé a toparme con un montón de gente que tenía un montón de experiencia, y me sentía súper insegura.

Entras en contacto con los egos de los actores: “Yo ya hice esto, y estuve en esta telenovela…”, y yo no había hecho nada jajaja. Una maestra dijo: “Qué padre que todos tengan mucha experiencia, pero a veces es mucho mejor con personas que justo no tienen ningún referente y podemos empezar desde cero” (nos señaló a algunos).

Eso me abrió mucho los ojos y empecé a recuperar la seguridad, porque realmente no traía ninguna barrera hacia a la actuación y siempre me aventé, no sabía si iba a pasar el propedéutico y al final lo pasé, y en algún momento dije voy a hacer las dos carreras.

Aguante un semestre más en la Anáhuac y me salí, para qué me hacía mensa. Y fue en ese momento que decidí que quería dedicarme a la actuación aunque me muriera de hambre, porque lo que quiero es ser feliz.

Desde el primer año empecé a hacer teatro en la calle con un grupo en CasAzul, ellos eran 1-2 generaciones antes que yo, y acabando mi primer año me pidieron que trabajara con ellos. 

Trabajamos poesía y hasta la fecha seguimos trabajando juntos, haciendo cosas en la calle, performances y cosas más alternativas. Comencé a hacer cortos con las demás escuelas, con el CUEC, CCC y Centro.

La carrera de CasAzul duró 3 años, yo salí en 2012 a los 25 años y me llegó la oportunidad de protagonizar mi primer película, una ópera prima del CCC, y de ahí me encabalgué a hacer la segunda y la tercera…

Desde hace 5 años que estoy con una agencia, mi manager Adriana Ayub, (la misma agente de Sofía Espinosa), ella me dijo: “Yo llego contigo Focha porque Luis Rosales me recomendó contigo”.

Luis Rosales es actor también, hizo el casting de Roma, de la serie de Luis Miguel, ha hecho castings muy importantes.

Yo llegué con Adriana y me preguntó cómo veía mi carrera, yo siempre la he visto haciendo teatro y cine, he hecho mucho teatro independiente, nada muy comercial ni institucional. Y Adriana me dijo: “Probémonos, quiero que la gente te empiece a reconocer, quiero que empieces a hacer un poco más de tele, ¿quieres?”

¡Yo lo que me pongan bailo! Me gusta hacer y aprender de todo y de todos. En algún momento intenté estar en agencias y nadie me pelaba, entonces empecé a hacer castings que me llegaban, que yo buscaba y de donde salieran.

Antes de estar con Adriana ya llevaba unas 6-7 películas, todo de forma independiente ya estaba haciendo mi carrera, en esta profesión no puedes esperar a que lleguen las oportunidades, si me llega un casting para un comercial, voy y lo hago.

Quiero vivir de esto, quiero hacer esto y no voy a hacer otra cosa por no hacer esto, si no empiezas a perder tu objetivo y yo no me veo con el talento de escribir, dirigir o cantar, siempre me he visto muy enfocada a actuar.

Con Adriana encontré una amistad muy bonita que va más allá de conseguir nuevos trabajos y oportunidades, hemos hecho un equipo padrísimo. Yo no dejo de hacer mis proyectos independientes y ella me ayuda a balancearlo con proyectos más comerciales.

Lo bonito de ser actor es que es una profesión en donde podemos “mostrarle a los demás”, cuántos contadores no pueden presumir cómo le salvan la vida a muchas personas, nosotros tenemos esa capacidad de mostrar toda la manufactura q podemos hacer con un texto, que luzcan las palabras, los vestuarios, que hagamos esto en equipo.

Al final así es la vida, y es lo que está pasando ahorita con el coronavirus, si tu no te cuidas no estamos jugando en equipo, si a mi me vale, a todos nos vale y nunca vamos a salir de esto.

View this post on Instagram

@hozemelendez @axelmishael 💙💪

A post shared by Florencia Rios (@fochart) on

Lo veo como una forma de vida, antes pensaba en la actuación como un vehículo para cambiar al mundo y ahora la veo más como un camino espiritua yl de aprendizaje en esta vida.

Esta carrera es de mucha paciencia, de mucho amor y compasión, luego nos lastimamos mucho y esa es la base.

¿Alguna vez has pensado en abandonar tu carrera?

Si, cuando me siento muy insegura, cuando siento que no soy lo suficientemente buena escucha, buena compañera, talentosa, buen ser humano o buena amiga. Cuando me empiezan a pasar todas esas cosas me he llegado a preguntar: ¿y si lo dejo todo?

Y luego digo, claro eso sería lo fácil, y no sé hacer otra cosa, esto no sólo se trata del talento o del carisma, se trata también de mucha disciplina, respeto y amor.

Podría perfectamente aprender a hacer sandwiches y venderlos en algún servicio de comida a domicilio jajajaja, prefiero quedarme aquí, tener esa disciplina y seguir en esto. 

Tal vez no necesito ser la más buena ni la más talentosa, es más un camino personal en el que trato de compartir con los demás, ahí es cuando surgen los cambios.

¿Cuáles son los aprendizajes que te ha traído la actuación?

El ego aquí no debe de jugar un papel importante, lo verdaderamente importante es regresar a la base, a la disciplina y a trabajar, enfocarse en el presente que es lo que tenemos en este momento.

Esos han sido los aprendizajes más profundos profesionalmente y personalmente, no sobrevivir sino vivir, todo el tiempo hablamos de permanecer en el presente y no solamente en la ficción, sino como consejo de vida.

Es algo que me digo todos los días. 

¿Cómo has vivido la pandemia?

Ha sido un viaje muy loco y divertido, ha habido mucho dolor como todo. Al final lo que he estado aprendiendo mucho en esta pandemia es agradecer cuando tengo trabajo, cuando tengo mucho trabajo hay veces que me gana la ansiedad de luego ya no tener trabajo.

Y cuando no tengo trabajo me da miedo que esto vaya a seguir así, ha sido muy dura la pandemia. Con mi grupo que se llama “Mil y Venganzas” hemos hecho videoperformance en Instagram y eso me ha mantenido entretenida.

Vamos a hacer una adaptación de la obra Yerma de Lorca, en eso hemos estado trabajando. En esta “Nueva Normalidad” he estado haciendo muchos castings, a mi me chocaba hacer castings en casa, y ahora no sabes cómo lo disfruto.

También empecé a estudiar Kabalah y eso me está ayudando mucho a darle otro enfoque a mi carrera y a mi vida, para no pasar los momentos malos sufriendo.

Sacarle todo el provecho y jugo a las oportunidades que me van saliendo, a ayudarme y ayudar a los otros.

Otro proyecto que tengo en puerta es una película independiente de la Baja Sur que se llama “La Ruta de Perla”.

Ahorita lo que más he hecho son comerciales, estoy muy agradecida de tener la oportunidad de trabajar en tiempos tan difíciles.

Le ayudé también a unos compañeros a hacer un vídeo para que en el gremio de los comerciales pongan fecha de pago, porque ya no quieren poner fecha o poner a 100 días, a 1000 días…

Hicimos una cápsula súper divertida con todas las precauciones y cuidados, fue un llamado eterno de las 6 am a 9 de la noche, ¡no sabes cómo me divertí! 

Mi cápsula era cómo demostrarle a los clientes que todo un equipo de producción puede hacer una pre en 30 días, vistiendo el día de llamado a más de 300 personas, yo tuve miles de cambios, pasando de Adán y Eva, a la época de los victorianos…

Estuvo muy divertido, no me pagaron pero sé que fue para una buena causa.

Obviamente hay momentos súper rudos en donde me agarran momentos emocionales y me descargo con mi marido, los perros o quien se pueda jajajaja. Estoy tratando de encontrar ese balance de no quitar el dedo del renglón, yo vine para quedarme.

Al final esto es puro alimento para el alma y para que mis perritos tengan una quincena saludable con su comida carísima de París jajajajaja. Hay que mantenernos positivos y realistas, esperando a que se reactiven poco a poco las cosas.

Y hay que pasarla bien, estamos aquí para pasarla bien, no importa que la reguemos, el chiste es hacerlo.

¿Tienes algún ritual antes de entrar a escena?

No realmente. Hay gente que toca todo el escenario y demás, lo que yo sí intento es estar un ratito antes en el escenario como para ver y hacer unos ejercicios de respiración. Intento concentrarme en lo que tengo que concentrarme, estar en ese momento.

Acordarme que soy yo prestando mi cuerpo a otra persona, y que ese personaje y yo jugamos juntos. Me ayuda pensar que no soy yo, obviamente soy yo jajaja  tampoco soy tan psycho, lo digo porque sí hay gente que te dice: “No soy yo, nos vemos en la ficción”.

¿Cómo ha sido tu paso por las series?

¡Es muy divertido! También disfruto mucho los proyectos comerciales, me hacen muy feliz, no me quiero limitar a hacer cosas muy intensas y dramáticas, tipo las óperas primas de las escuelas en donde hay planos muy lentos y en donde la espalda lo cuenta todo porque es poesía pura jajajaja.

Me ha tocado interpretar todo tipo de personajes, norteños, que tienen que ver con drogas y que al mismo tiempo son muy luminosos, me han tocado también personajes muy oscuros. No fue fácil quedarme en esto de las series, me costó mucho trabajo, muchos castings y mucha paciencia.

La primer serie en la que me quedé fue la de “La Bandida”, ahorita está por Azteca13 a las 10 y media de la noche, yo interpreto a Marta, “La Ninfa” el personaje es pura lágrima, una prostituta de los años 40 que quiere estudiar contabilidad, usa lentes y es una chica a la que le gustan los números.

Es de las tímidas, más buena que el pan, sufre mucho y le hacen de todo a la pobre y con todo eso sigue creyendo en la gente. Quedarme en ese personaje fue muy bonito, aprendí muchísimo y conocí mucha gente.

Técnicamente aprendí cómo desarrollar algo con lo que yo jugaba de niña a actuar y actuar las escenas, aquí aprendí a hacerlo rápido. El cine es mi gran amor, es mi esposo, mi marido, el amor de mi vida.

El teatro es este hermano mayor que siempre me está regañando, me pone unas friegas en donde muchas veces me ha puesto en la posición de decirle no al teatro, porque me duele muchísimo, en el teatro me la he visto muy negras, han sido procesos muy duros que me han roto el corazón pero me han enseñado muchísimo y ahí sigo. 

La tele y este tipo de proyectos para mí son ese crush delicioso, el proceso es rápido y es una gratificación increíble, muchas veces tienes que esperar mucho tiempo para que salga una película, y en el teatro nunca tienes la oportunidad de verte.

La tele es ese caramelito que me encanta comer y que disfruto tanto, me ha tocado hacer muchas bio series en donde me he divertido un montón: jugando a la época, jugando con los acentos, involucrándome con mucho respeto en la vida de alguien.

El apapacho de poder ver que a ellos también les costó muchísimo trabajo desde cualquier etapa de su vida, por ejemplo Alejandra Guzmán tuvo una vida de adicciones muy fuertes y lo que le pasó con el polímero que le inyectaron en los glúteos, hasta la fecha sigue teniendo problemas.

Yo era fan de Alejandra Guzmán, y al ver esto si digo, ¡qué mujer tan fuerte y sensible!. Muchas personas se aprovechan de esa situación, por eso es muy importante abordarlo desde el respeto, yo no puedo juzgarlas ni criticarlas desde su trabajo.

Gracias a que ellas vivieron su vida yo ahora estoy teniendo algo de comer, y estoy jugando con personajes. 

En la serie de la Guzmán, yo interpreto a Paty, un personaje que es una mezcla de muchas personas que han estado muy cerca de Alejandra Guzmán, en realidad no existe una “Paty” real.

Con Bronco igual, él nos decía: “Ustedes no tienen idea el pastel tan grande que nosotros llegamos a tener, y sólo nos comimos un pedacito, chiquito chiquito, cuando nos dimos cuenta de todos los malos manejos que hubo”.

Me acuerdo de Baltimore Beltrán, uno de mis compañeros le dijo a Lupe Esparza: “Muchas gracias, porque ahora también nosotros estamos comiendo de ese pastel, gracias por compartir”.

Es un lugar súper privilegiado, yo estoy sumamente agradecida con todo lo que he logrado.

En la serie de Bronco, interpreto a Martha Benavides, la esposa de Lupe Esparza, la conocí en Monterrey, en octubre que nos invitaron a hacer un especial y nos invitaron al concierto, fue increíble y súper bonito.

Conocí a sus hijos, a los nietos jajaja a todos, es muy bonito tener la oportunidad de hacer esto con mucho respeto y cariño.

¿El papel que te ha representado el mayor reto?

El personaje de Silvia en Los días más oscuros de Nosotras. Silvia es una mujer norteña que lucha por la patria potestad de su hija, me tocó hacer ese personaje cuando venía de un bajón muy terrible en mi vida.

Hice el casting porque Astrid Rondero la directora, me había visto en la primera película que hice “Plástico”, tuvo una intuición muy fuerte conmigo, desde que editó Plástico con Fer Baladez le gustó mucho mi trabajo.

Para Los días más oscuros de Nosotras, su actriz protagónica decidió ya no estar en el proyecto y cambiaron las características del personaje.

La nueva Silvia, era un personaje más jóven, yo en ese entonces tenía unos 27 años y tenía que interpretar a una mujer de más edad, cuando me llamaron para el casting lo hice muy mal, pero en el call back salió algo muy bonito.

Silvia es una mujer que vive en Tijuana y trabaja en una cocina de comida china en las mañanas y en la noche trabaja en un table dance, para mi no sólo fue un reto físico porque el baile no se me da mucho, puedo hacerlo pero requiere de mucha atención de mi parte.

Me fue muy bien con la exploración de ese personaje, el acento también era algo muy peculiar, me tuvieron que quitar casi toda la ceja, me cambió la cara totalmente, usaba media peluca, sesiones de bronceado, la transformación física fue brutal.

Las sesiones de entrenamiento de tubo fueron brutales y además todo es un thriller psicológico, Astrid tiene una visión extremadamente sensible y clara de lo que quiere y sumamente profunda y compleja, fue un trabajo muy duro pero increíble.

Ese personaje te lo puedo contar todavía, pasa el tiempo y le estoy inmensamente agradecida, ha sido de mis retos más grandes en la vida, en donde también encontré una familia muy bonita con Astrid y Fer.

View this post on Instagram

Estrenar una película es un privilegio en este país, una película como @nochesdejulio es algo muy especial y más saber que the Irish man de Scorsese también solo va a salas de circuito cultural pues me hace sentir muy bonito.La hicimos hace 4 años y no me cabe en el corazón tanto amor y agradecimiento a todos los que formamos parte de esta bella historia. @axelmishael Gracias por tu sabiduría, sensibilidad y talento, gracias por confiar en nosotros y por enseñarme tanto, te quiero con el alma,te admiro por siempre y te auguro el mejor futuro como el director chingón que eres ❤️ @hozemelendez eres una bbelleza de compañero y gracias a esto te volviste mi amigo, gracias por tu amor y tu entrega, eres enorme y vas por más te adoro. @liz_medrano_f sin tu diseño de producción nada hubiera sido lo que ahora se ve, otro hermoso personaje espacial que cuenta la historia sin tener que explicar nada, es hermoso. @lamagaoculta Gracias por escribir esta hermosa historia que nos hace reflejarnos cada vez más en la soledad que vivimos todos, la soledad no pasa de moda, así como esta historia. @elofensormoderno por toda tu dedicación a cada proyecto, por la confianza,las risas y hacer esto relajado, ameno y nunca dejar que se cayera el barco. @itzelpenag por siempre dejarnos bonitxs y bien naturals y pos por tanta risa y encubrimiento jajaj @sebastianreyes tú vestiste a mi Mara, la diseñaste por su locura,su sencillez y su rebeldía, le pusiste todo el amor y talento que tienes para vestir con la ropa de la abuela de bodega,he estado en dos proyectos contigo y han sido de los más importantes en mi vida y eso te has vuelto también esa persona importante que quiero ❤️ junto a esta pájara hermosa @soydannsaavedra que amo con todo el corazón y siempre me apoya en el tiatro y en la fiesta jaja amigos al final, amigos haciendo cine,que de eso se trata. Tenemos una hermosa película y hoy estrenamos ❤️ en la Foto contigua están todas las salas en dónde se va a estar proyectando para que vayan y nos apoyen G.R.A.C.I.A.S

A post shared by Florencia Rios (@fochart) on

Después de Los días más oscuros de Nosotras, me tocó hacer Noches de Julio, Axel Muñoz fue el sonidista en Los días más oscuros de nosotras, me vio ahí y me hizo el casting para interpretar a Mara en “Noches de Julio”.

Esa película fue otro regalo, sumamente complejo, poder contar una historia a partir de las sensaciones del actor, la historia habla de Julio y el complemento que es Mara, son personajes muy silenciosos, el silencio es un personaje muy importante en esta película.

Axel tenía muy claro lo que tenía y fue una joya trabajar con él, todas estas películas han sido una base tan bonita y alentadora, y son las óperas primas de Astrid y Axel, son películas muy complejas, no son comerciales en donde se hace un juego muy íntimo.

Háblame de “Los Muertos”

Los muertos es una joya, me divertí muchísimo haciéndola, pero aquí la diferencia es que no era la ópera prima de Santiago Mohar y todos éramos unos chavitos. Hacer esa película era hablar de un tema que no toda la gente quiere ver.

A nadie le interesa ver una película de ninis, yendose de fiesta, metiendose todos entre todos, drogas, alcohol, sexo y aún así no están cerca de sentirse vivos. Esa era la visión de Mohar, es un director y escritor extremadamente talentoso que le encanta retratar realidades incómodas.

No quiso hacer una película para que le guste a la gente, los actores lo teníamos muy claro, también utilizó gente que nunca ha actuado, para mí eso fue un gran aprendizaje, ellos se tomaban las cosas un poco más ligeras. 

Moart sabía perfectamente de lo que estaba hablando porque él lo vivió. Cuando yo iba creciendo sí me hablaron de las fiestas en la colina del perro, las fiestas en la casa del expresidente, uno de los productores nos prestó la casa porque era su casa y también estuvo involucrado.

Sasha Montenegro estuvo amenazando a nuestro director de arte: “Tu me abres este cuarto y yo te quemo los ojos con aceite”, le dije: “no tuviste mejor autógrafo que el de Sasha Montenegro”.

De pronto estar todos ahí fue algo surreal, la mejor película fue el detrás de cámaras. Fue muy divertido el proceso y el resultado, aunque mucha gente la odiaba, gente muy reconocida la alabó por mostrar lo podrido que puede estar la juventud, esos herederos que en un futuro van a estar al mando.

¿Cuál fue el último proyecto que filmaste?

Estuve filmando el spin off de Matando Cabos, “La venganza de Mascarita”, es una cosa muy divertida, está mucho más sangrienta y chistosa que la primera, chance y a muchas personas no les va a gustar porque no es Matando Cabos 1, hay 16 años de diferencia.

Lo que hizo Alejandro Lozano “El Patas” es muy divertido, está Joaquín Cosío y esperemos que pronto tengamos noticias del estreno. Yo soy de las malditas en la película jajajaja, a ver cómo nos va.

Los personajes que siguen en la película tienen un giro hermoso, y sobre todo la oportunidad de las nuevas generaciones de estar ahí. Los productores, el director, el fotógrafo y muchos de los actores son los mismos, es una mezcla muy bonita.

¿Actualmente en dónde te podemos ver?

En “La Bandida” que se transmite de lunes a jueves por Tv Azteca a las 10:30 pm o por Amazon también la pueden ver, La Guzmán en Claro Video y Blim, Bronco en Clarovideo. Y Yanqui también, una serie que está en Netflix.

Ahorita lo que viene es el estreno de “Los días más oscuros de Nosotras” y “Matando Cabos 2”, son películas extremadamente diferentes. Y otra ópera prima del CCC que recién hice, “Masacre en Teques”, es una comedia slasher increíble, esperemos que a finales de este año empiece a dar el rol en festivales.

Sobre tu rutina de belleza
Quién fue la primer persona que te influenció a cuidar tu piel

Mi mamá. Me empecé a cuidar la piel por ahí de los 10-11 años, me empezaron a salir muchos granitos en la frente, mi mamá tuvo acné severo y mi hermano también,  cuando me empezaron a salir granitos, a mi mamá le dio mucho miedo por experiencia propia.

Un día me fui un mes de vacaciones con una prima que vive en Cancún, en mi casa evidentemente no me daban nuggets congelados de comer, pero cuando me fui con mi prima comía de todo, amaba los hochos del OXXO y me la vivía comiendo hochos, siempre he sido muy trash jajajaja.

Cuando regresé me salieron un montón de granos, mi mamá me llevó con una dermatóloga y me recetó limpiarme la cara con Cetaphil o jabón Dove y ponerme en la noche 3-4 días a la semana máximo Retin-A, una crema que te hace un peeling.

Con eso se me quitaron los granos, y mi mamá descubrió que esa crema la rejuvenece, ella se ve súper joven. 

Cuando estuvimos filmando “Los días más oscuros de Nosotras” en Tijuana, una mezcla de comida, calor y maquillaje me causó el mismo salpullido en la piel y me volvió a pasar cuando me fui a Acapulco a grabar “La Guzmán”.

No se me quitaba con nada,  yo no estaba comiendo tan bien, cuando estoy trabajando trato de cuidar mucho mi alimentación, en un momento quité de todo: grasas, carne, lácteos para ver si la alergia se me quitaba.

Es muy fuerte, la pena que te da de tener muchos granos, porque en algún momento no sólo me salió en la frente, sino que me salió en el pecho y en la espalda y me di cuenta que era por el calor y el maquillaje, ni siquiera era por la alimentación. 

Tengo un amigo fotógrafo que se llama Baloo Goldsmith y le pedí que me hiciera unas fotos de este proceso que ha sido muy duro para mí emocionalmente. Quería hacer estas fotos para aceptarnos con esos procesos, yo sentía que una parte de mí se estaba pudriendo. 

En esa época estaba tomando mucho alcohol y evidentemente no le estaba ayudando nada a mi cuerpo. 

Para mi era importante mostrar a través de las fotos el proceso de cómo nos morimos varias veces en la vida, estas veces en donde te salen granos, manchas o demás es una forma de mostrarle al mundo tu proceso y en vez de sentir vergüenza hay que cuidarnos y no tenr miedo a mostrarlo.

Esto fue en el 2018 y ahora me lavo la cara diario, mañana y noche, me pongo bloqueador todos los días, regresé al Retin A, y estoy cuidando mucho más mi alimentación, empecé a hacer más ejercicio, dejé de tomar y sí he visto un cambio.

Cuando quitas el alcohol el cambio en la piel es impresionante, la piel lo agradece. Y cuando tomaba fumaba, y ya muy rara vez fumo o tomo una copa de vino.

Estoy muy contenta con estos cambios, y al final soy actriz, en “La Guzman” me daba mucha pena llegar con cada fotógrafo y decirles: Mira, traigo esto puedes ayudarme con un filtro y con la luz, te hacen el paro obviamente, me pegó mucho el pensar en la continuidad de mi personaje.

Al final no puedo ser tan irresponsable de no cuidarme, intento mantenerme lo más sana posible. Y también algo súper importante es no juzgar al que no se cuida como tu piensas que debería de hacerlo todo el mundo.

Primer producto del que te enamoraste

Los productos con los que me maquillaron en “La Bandida”, son de Laura Mercier, es maquillaje súper light. Yo la verdad casi no me maquillo ni compro maquillaje, mi mamá que tiene la piel súper delicada siempre me regala productos súper chidos.

En “Bronco” la maquillista me daba masaje con un rodillo de jade, me ponía un suero de ojos de Clinique y un gel, me lo pongo en la cara en las mañanas porque amanezco muy hinchada, me tardo unas 2-3 horas en deshincharme.

En ese rodaje me maquillaban con Ere Pérez, me encanta esa marca porque son cruelty free, me servían muy bien. Cuando me desmaquillaban me ponían una toalla caliente con aromaterapia y no sabes cómo descansaba mi piel. 

Con esos dos productos me deshincho muy rápido y otro que me encanta es el agua termal de Yves Rocher

Cuando tu piel no está al 100% qué haces

Me hidrato mucho, y tomar mucha agua, a veces agua con limón.

El producto que siempre compras cuando se te acaba

El bloqueador y el jabón, ambos son de Yves Rocher.

Sólo puedes usar un producto por el resto de tu vida

El jabón de cara, ¡este que estoy usando es buenísimo!

Paso favorito de la rutina de skincare

El mojarme la cara.

Rutina de skincare de noche y de día

Me lavo la cara con el limpiador de Yves Rocher, la crema de la cara la he ido cambiando, antes usaba una de Rosa Clará, creo jajaja mi mamá siempre me las compraba, soy la peor. 

En un momento escuché a una compañera que usaba la crema Ponds roja con Aderogyl pero a mí no me funcionó. 

Es muy común que a las actrices y actores nos salgan muchos granitos por el maquillaje, a ella le funcionó eso, y a mí la verdad creo que me salen más granitos, y ahorita con el tapabocas peor, incluso sin usar maquillaje, sólo por el calor y el tapabocas.

Después de que me seco la cara después de lavarla, si no me pongo el Retin A me pongo la crema hidratante, me pongo aceitito en la sien y mi spray de lavanda en la cama, mi roll on en el pecho, las muñecas y los pies.

Un producto que jamás creíste comprar y al final lo hiciste

Todos los que tengo jajajaja, no no es cierto, serían mis aceites de aromaterapia eso es mi ritual, me ayudan muchísimo con la ansiedad, tener esos pequeños rituales de noche de lavarme la cara y hacer todo con la aromaterapia me ayuda mucho, mi mamá también se volvió fan.

 Tu secreto mejor guardado de skincare

El Retin A, usarlo de 3 a 4 veces a la semana en líneas de expresión y algunos granitos que me vayan saliendo. Mi mamá ha usado todas las cremas habidas y por haber y nada le ha funcionado como el Retin A por las noches y en la mañana siempre usar protector solar.

El peor error en skincare que hayas cometido

Usar la crema Ponds roja con el Aderogyl jajaja, me ha ido muy mal con esa pero soy muy terca y soy de las que si compran algo se lo acaba. Me pongo muy poquita pero la verdad no me gusta.

Me pasa que luego amigas me recomiendan este tipo de cosas, no conocen mi tipo de piel y voy a comprarlo y al final no me funcionan, aunque a la que más escucho es a mi mamá y a quienes me han maquillado por más tiempo.

Productos que siempre traes en tu bolsa

El bloqueador y ahora el gel antibacterial jajaja. 

 ¿Qué consejo le darías a alguien que empieza a cuidar su piel?

¡Límpiense la cara diario aunque les de flojera! DIARIO, la limpieza es la clave.

Sobre tu rutina de pelo

Cuido cañón mi pelo desde que me pusieron rastas, acabando Matando Cabos me salió el casting de Bronco y yo traía las rastas, no sabía si ir al casting con rastas. Fui con Ché Ché, un diseñador de imagen increíble que me dijo: “Mira, si quieres te las puedo deshacer y te hago un diseño de imagen con tus chinos”.

Evidentemente acepté porque no tenía idea de cómo deshacermelas, necesitaba que me las deshicieran por el casting de la serie de Bronco. Total que fui y yo pensé que me iba a tener que rapar, me las deshizo con Suavitel y no sabes cómo me dejó el pelo jajaja se veían hermosos mis chinos.

Después de deshacerme las rastas me cortó el pelo y me salvó mis chinos. Me fui al casting, todo sea por el casting y al final me quedé en la serie. Ya en Bronco una de las chicas de vestuario me dijo: “Porqué no te metes a esta página que se llama Rizos Latinos”.

Me meto y descubro el método “curly” de cómo cuidarte los chinos y eso fue lo que empecé a hacer. En esta página te recomiendan que casi no uses shampoo, y lo que hago es lavarmelo con acondicionador. 

De hecho antes no me lavaba el pelo diario, sí usaba acondicionador pero no desde la raíz, y ellas te recomiendan que uses un acondicionador para la raíz y uno para medios y puntas, aunque también puede ser el mismo.

El pelo chino necesita mucha hidratación y constantemente que esté hidratado el chino, no es igual que el pelo lacio por eso el doble acondicionador, es un mito que se te cae el pelo si lo usas desde la raíz y el shampoo no te ayuda a la hidratación del chino.

Adicional te recomiendan que uses una mascarilla 2 veces por semana y que te pongas una crema, unas gotitas desenredantes y gel o mousse y todo eso uso jajajaja.

View this post on Instagram

Stupid tourist enseña calzón 4ever ♐️

A post shared by Florencia Rios (@fochart) on

Y cuando siento que lo necesito me lavo el pelo con shampoo, 1 o 2 veces al mes, el shampoo , el acondicionador y la mascarilla son de Tigi Copyright, la mascarilla para chinos igual. Después de salirme de bañar y para desenredar uso gotas de brillo de bebé de Jhonson, uno que es rosita, tenía de Tigi Copyright pero también ya se me acabó.  

Después de ponerme la crema me pongo el gel de linaza que te cuesta 30 pesos en el súper la marca es Árbol Verde, lo que hace el gel es encapsular la hidratación en el chino y me hago el scrunch para que no me quede lacio.

Hago una cosa que se llama el método plopping, con una funda de almohada o puede ser cualquier tela pero tiene que ser de algodón, meto el pelo en la funda como si fuera una bolsita y me hago un turbante. 

Eso te ayuda a conservar el chino hidratado y que se haga el chino desde la raíz, hay quienes lo hacen en la noche y duermen así, yo lo dejo de 1 a 2 horas.

Sobre tu rutina de cuerpo

Para el cuerpo me gustan mucho los productos de Lush, soy muy fan, uso sus cremas para el cuerpo, exfoliantes para labios. También tengo un desodorante tipo polvo que me encanta porque huele como a bebé. 

¡Amo Lush!

Perfumes favoritos

Una amiga me regaló uno de Zara, nunca pensé que me fuera a gustar, los productos de lugares de ropa como que no, ¡pero este es de Cardamomo y huele delicioso!

Y hay otro de Bath and Body Works, es un perfume de hombre que se llama Noir, huele súper rico, es muy fresco.

Sobre tu rutina de ejercicio y alimentación

Me gusta mucho la bici pero ahorita no se puede tanto, entonces lo que hago es ver videos de chicas que me gustan en Youtube jajaja, me hago mis rutinas, tengo mis pesas, mi mat y una vez a la semana hago mi clase de Afro Beat, es  baile y mucho cardio. 

Aunque cuido bastante mi alimentación, tengo dos días a la semana en donde me doy mis hamburguesas, mis nuggets jajaja, todo es un balance. Mis 3 comidas favoritas son: los tacos, las hamburguesas, las pizzas y el sushi y todo jajajaja.

No soy tan postrera, muy de vez en cuando me puedo comer un pastel de chocolate, no soy ni panera ni postrera. 

Amo el agua mineral con limón y sal.

View this post on Instagram

Lord Pucci&Lady Pétalo

A post shared by Florencia Rios (@fochart) on

Back to Top