Entrevistamos a: Joanna Vallejo

Entrevistamos a: Joanna Vallejo

Ella es Joanna. Sommelier mexicana con más de 12 años de experiencia y miembro del consejo de la Asociación Mexicana de Restaurantes. 

Es fundadora de la cuenta de Instagram Sommelier a la Carta, Cofundadora de MIT (Mujeres in Taninos) y la integrante más joven de la Academia Mexicana de Gastronomía.

Joanna creció en una familia dedicada a la agricultura, factor que influyó en su decisión a la hora de estudiar Gastronomía, hecho que más tarde le serviría para ser una mejor Sommelier especialista en maridajes.

La transformación por la que pasa un producto proveniente de la naturaleza hasta convertirse en un producto gourmet le parece fascinante. Comunicar y sacar lo mejor de un producto es lo que más le apasiona. 

Un buen mole negro oaxaqueño acompañado de un rico arroz rojo y tortillas recién hechas, es el platillo favorito de Joanna, aunque los mariscos crudos como almejas o mejillones para ella son un manjar. 

Para ella existen sólo 2 tipos postres: el chocolate y todo lo demás.

Aquí nos cuenta por qué eligió estudiar gastronomía y convertirse en Sommelier, los retos a los que se ha enfrentado en su carrera, cómo compaginó el embarazo con su profesión y sus secretos para cuidar su piel, cabello y cuerpo.

¿Quién es Joanna Vallejo?

Es una chica muy orgullosa de sus raíces, siempre me he sentido orgullosa de la familia de la que vengo, gente muy tenaz, trabajadora y sencilla. Desde hace 4 generaciones mi familia se ha dedicado al cultivo de aguacate.

La relación del hombre con su alimentación es mi legado más profundo, y la razón por la cual decidí estudiar mi carrera, tengo muchísima pasión por comunicar, es algo que de verdad me entusiasma. 

Estudié gastronomía y me especialicé en viticultura, en maridajes. He tenido la oportunidad de viajar a muchos lados de manera enológica, me apasiona cómo un producto de la naturaleza se transforma en algo gourmet o en un producto premium como un vino.

Me dedico mucho a la promoción de marcas, crear experiencias a la medida de las marcas, mis clientes son marcas, aunque sin querer siempre termino comunicandolo al consumidor final a través de las redes sociales. 

Todo este tema de las redes sociales es muy nuevo para mí, de hecho yo era socia de Adriana, cuando decidimos empezar ENVERA, la realidad es que nunca fue mi pasión, pero sí el cuidado de la piel, es mi súper pasión.

Comunicar y sacar lo mejor de un producto era la parte que más me apasionaba de ENVERA, y siempre tuve esa nostalgia de regresar a mi profesión (que nunca dejé) tengo 12 años de experiencia en la industria. 

El proceso de transformación del agua, el vino, el café, el aceite de olivo, que al final se convierten en productos gourmet con la ayuda del trabajo humano para mi es algo mágico.

Mi pasión es comunicar el vino y los productos gourmet, eso es lo que hago en @SomellierALaCarta.

Sobre tu vida profesional
¿Por qué decides estudiar gastronomía?

Vengo de una familia muy ortodoxa, muy católica, no nos dejaban estudiar fuera y mi personalidad es extremadamente rebelde, tenía un ímpetu muy fuerte, me sentía un tanto incomprendida.

A los 17 años me voy a Canadá casi a regañadientes para estudiar inglés y hotelería, mis papás me dijeron: “Te vas a Canadá pero te quitas la idea de irte a estudiar fuera”, yo la verdad no tenía idea qué quería estudiar.

Siempre me gustó mucho la gastronomía y la agricultura, en mi casa el tema de la comida,  el montar una mesa y hacer una fiesta no era cualquier cosa, mi familia es muy grande. Para que te des una idea, hacer un cumpleaños era mínimo recibir a 50-60 personas.

Creo que estudié gastronomía porque quería encontrar una carrera que me gustara y que no hubiera en Uruapan, al final acabé estudiando en Querétaro. Me acuerdo que el primer día de clases del propedéutico, nos preguntaron cómo nos visualizábamos trabajando.

Todos respondían: “Teniendo mi restaurante”, “Trabajando en un barco”, “Yo como Chef ejecutivo en una cadena”…, recuerdo que yo contesté: “Yo no trabajaría de Chef, no me veo siendo Chef”, casi me querían linchar jajaja.

Ahora ya con el tiempo creo que hubiera sido muy buena comunicóloga, publicista, o mercadóloga, pero las cosas suceden por algo, y si no hubiera estudiado gastronomía tampoco me hubiera especializado en viticultura.

¿En qué momento te cruzas con la viticultura?

En la carrera tuvimos semestres de enología, y era una materia súper súper difícil, nadie lo puede imaginar. Recuerdo que sacarte un 6 era un logro, y a mi me iba mejor que a los demás, se lo atribuyo a que vengo de una familia de agricultores.

No es que me gustara la materia ni que estuviera padre, de hecho nunca tuvimos una cata. Tomé por ahí varios cursos, y al final me fui a estudiar Viticultura al Cordon Bleu, siempre me gustó mucho su metodología, 

Es un diplomado de un año que tomas en 3 secciones: básico, intermedio y avanzado.

¿Cuál es tu primer recuerdo relacionado con el vino?

En mi casa somos puras mujeres y con mi mamá y mis hermanas nos metíamos al jacuzzi, nos hacíamos pedicure, mascarillas de aguacate en el pelo y una forma de consentirnos era con una copa de vino, mi mamá siempre nos dio una copa de vino para esos momentos, era un deleite, un gozo.

Y otro que tengo es el del mejor amigo de mi papá (q.e.p.d.), le encantaba el vino y nos llevaba, él sí nos platicaba del vino, de dónde venía, de las cepas… Desde chica me enamoré del vino, era un producto que me traía un arraigo con mi casa, con los mejores momentos y pláticas. 

¿Cómo es ser una mujer Sommelier en un mundo de hombres?

Sí era un mundo de hombres cuando empecé, recuerdo que sólo había 2 Sommeliers mujeres con un camino recorrido en México. Pero como todo hay dos caras de la historia, lo difícil que ha sido por ser mujer y lo fácil que ha sido por ser mujer. 

La parte fácil es que hoy en día muchas marcas buscan mujeres sommeliers para que comuniquen sus vinos, sus productos desde un enfoque más emocional, dándole al producto un storytelling que sin querer siento que se nos facilita más a las mujeres. 

Es una parte que no me gusta pero es una realidad, esa sería la parte fácil que veo cada vez más.

La parte negativa es la siguiente, cuando era más inexperta y nerviosa sufrí de muchísimo acoso, los eventos casi siempre son nocturnos y tienes que ir súper presentable y siempre había los típicos comentarios de “La Sommelier más guapa…”, como si lo que estuviera diciendo no tuviera relevancia alguna. 

Recuerdo que sin darme cuenta llegaba a casa un poco achicopalada, sentía que no había ninguna apreciación por mi trabajo y que todo se reducía al físico y a que era mujer. Sin contar que cuanto trabajaba en ventas si me hacían comentarios muy fuera de lugar.

Nunca me ha pasado nada malo, han sido anécdotas que me han sumado mucho y me ayudan en la crianza de mi hija. 

¿Qué es lo más gratificante de ser Sommelier?

Transmitir a las personas la posibilidad del gozo diario, el permitirse darse esos momentos. El vino es la única bebida socialmente permitida para tomarse diario y además está bien vista.

Me encanta que con mi profesión puedo regalar la idea de que se vale ser felices en todo momento, que la felicidad no está limitada a ciertas personas, días o momentos. 

Para mi lo más gratificante es eso: influir de manera positiva en la felicidad, y en crear la conciencia de ser responsables con nuestro consumo.

No deja de ser una bebida alcohólica y tengo muchísima responsabilidad de que la gente lo vea con límites porque tenemos hijos en casa y con la contingencia ha sido una locura. 

Me gusta mucho tener el poder aunque sea poquito, en que las personas sean responsables  con su consumo y de poder crear esos momentos de goce diario.

¿Tomas vino diario?

Sí, diario, tengo mis momentos de consumo, para mi es muy importante el maridaje con la comida, por ejemplo: me encanta terminar el día con una copa de tinto porque hago ejercicio, trato de tener una alimentación adecuada, no libre de calorías y sin pan y así, pero como muchas cosas muy ricas, soy muy foodie jajaja.

Amo tener aceitunas en casa, quesitos súper ricos, cómo muy rico la verdad y tengo muy claro que el resveratrol y la cantidad de antioxidantes que tiene una copa de tinto son impresionantes y benéficos a cierta hora del día, como cuando ya te vas a relajar, sentarte a ver Netflix o leer tu libro.

Duermes más rico y tu piel realmente lo percibe, incluso si comiste un poco pesado si te tomas una copa de vino tinto tu metabolismo se acelera. Pero por ejemplo en el día, se me antoja más una copa de rosado o de blanco bien frío. 

¿Has notado alguna diferencia en tu piel cuando tomas o dejas de tomar esa copa de tinto por las noches?

Lo que noto es que cuando la tomo tengo un descanso más profundo, el vino tinto te ayuda a descansar delicioso, y la gran cantidad de antioxidantes al final se refleja en tu piel.  

Siento que eso es más difícil de medir, pero lo que sí noto mucho de un día al otro es que tienes un sueño más profundo, y por ende tu piel se ve más radiante, me despierto más descansada y con mejor humor.

¿Cuál es tu bebida favorita?

Mi bebida favorita del planeta y no porque sea la que más consumo, sino porque me apasiona su proceso y la historia detrás es el Champagne, le tengo un amor muy particular, si yo fuera un vino sería un Champagne jajaja.

Tengo una favorita y no es por su contenido sino por la historia, la Veuve Clicquot. Mi esposo me propuso que fueramos novios con una Viuda justamente después de regresar de Champagne en Francia, me enamoré de la filosofía de la marca.

Es una de las primeras empresas liderada por una mujer por ahí del siglo 16, Madame Veuve Clicquot, hizo un emporio, comerciaba muchísimo en Rusia. 

Además de su historia y de hacer una empresa de ese nivel el marketing es algo que me ha seducido, es muy mi estilo Veuve Clicquot es moderna, vanguardista, cero ortodoxa, cero vintage.

Mis compañeros del club de vinos (los que nos graduamos de la especialidad) me pusieron el apodo de “La Gran Dama”, así le decían a la Viuda de Clicquot.   

¿Tienes alguna región de vino favorita?

Me considero una embajadora del vino mexicano sin serlo oficialmente, tengo un gran compromiso con comunicar el vino mexicano, me encantan todas las regiones, ahorita por ejemplo estoy muy clavada con Coahuila.

Hace poco hice un proyecto con Chihuahua, me impactaron mucho los vinos de ahí. El Valle de Guadalupe por supuesto, todos los valles de Ensenada, México en general es un compromiso para mí.

Otra región que me fascina por lo que produce es Alsacia, el lugar como tal es un sueño, si vas a ir vas a decir: “Lo mío es el vino blanco” y te vas a querer quedar a vivir ahí jajaja. 

Cuando conocí Sicilia, fue una gran sorpresa, uno ubica el Nero Diavola siciliano, una uva tinta y resulta que los mejores vinos son blancos, es algo que te apasiona. 

Como Sommelier me ha sorprendido más veces el vino blanco que el tinto, porque casi siempre tienes expectativas más bajas, y cuando encuentras un buen blanco te cambia toda la perspectiva. 

No tengo un vino favorito, pero amo que me presenten vinos blancos.

¿Cómo ves a México en el mundo como consumidor y productos de vino?

A México productor lo veo como un país que empieza a impresionar en el mundo, hay muchos blogs que me siguen de otras partes en donde el vino mexicano les genera mucha curiosidad y ganas de probar.

Hemos ganado varias medallas de bronce, plata, y oro en Decanter en octubre y en septiembre en el Concurso Mundial de Bruselas y el premio revelación por los jueces fue justamente a un vino de San Luis Potosí. 

Veo a México como un país que está teniendo un esfuerzo muy consciente por hacer vino de calidad, muy apasionado, somos un país agrícola y esa es una gran ventaja, cuando nos involucramos con la agricultura, tenemos mucho conocimiento, pericia y don, y al final el vino es un producto que viene de la agricultura.

Lo estamos haciendo increíble y cada vez lo vamos a hacer mejor, pero México es un pequeño productor, no tenemos tantas regiones con las latitudes y altitudes correctas para grandes producciones.

Vamos a ser ese país chiquito y mágico de producción de vino en donde el vino va a ser más premium, eso sería México como productor de vino. 

Y en el de consumidores, el otro día platicaba con una enóloga chilena, Chile tiene mucho más tiempo haciendo vino que nosotros y ella me decía: “En Chile tu sólo tomas vino chileno, no hay tiendas que tengan vinos de todo el mundo”.

La ventaja que tiene México como consumidor es que tienes un amplio espectro de vinos de diferentes países, puedes ampliar tu conocimiento y viajar en el mundo a través del consumo del vino. 

El consumidor mexicano es muy curioso, muy patriótico, es de las pocas cosas en las que no somos malinchistas, el consumidor mexicano ama el vino mexicano aunque lo vea un poco caro, y es más abierto.

Al no tener un arraigo tan grande de producir vino le gusta que puede probar muchas otras cosas. 

¿Qué has aprendido de ti siendo Sommelier?

A tener menos ego, es una profesión en la que tienes mucha información, conocimiento del que está padre presumir. 

Es muy común encontrar colegas que se sienten inalcanzables, y he aprendido mucho a tener y comunicar con humildad para que la gente sienta que son productos cotidianos.

No importa que sepas muchísimo, la complejidad radica en saberlo expresar de la forma más aterrizada al consumidor final. Con las redes sociales he aprendido muchísimo de la gente, te vuelves muy empática.

¿Qué es lo bueno y lo malo que te ha dejado tu cuenta de Instagram?

Cuando haces una mención no pagada con el fin de dar a conocer la marca o el producto y sin ninguna otra intención, así es como me han llegado las mejores ofertas de trabajo, las marcas lo agradecen muchísimo, hasta se impresionan.

El 80% de mi trabajo llega por Instagram.

Y en lo negativo he tenido muy pocas situaciones, la forma en la que te comunicas atrae a un cierto tipo de audiencia. Cuando iba empezando me subieron a una red muy grande de memes por una analogía de cata que hago de forma presencial.

En redes sociales no pude expresar lo mismo en 3 minutos y se malinterpretó, ahí entendí que esto podía volver a pasar y que hay que ser muy claros en la comunicación para no herir los sentimientos de las personas ni dar pie a malinterpretaciones.

Fue algo de muchísimo aprendizaje pero muy duro para mí. Si antes de vivir esta anécdota me hubieran contado que me iban a subir a una red de memes y decirme que estaba gorda y demás tonterías me hubiera reído.

Pero cuando lo vives y te das cuenta de cómo una vibración negativa de miles de personas sí te afecta, duré 3 días sacada de onda fuerte, y después depende de cómo lo encauces, nunca hay que quedarse en el papel de víctima.

Hay un dicho que dice “Si el río suena, es por que agua lleva”, y aunque sea un meme que no tenga ninguna intención positiva hay un trasfondo al que tienes que llegar para saber qué cambiar sin modificar tu esencia ni hacer caso de cosas que no tienen sentido.

Por ejemplo, en el meme el 20% de la gente hablaba de mi trabajo mientras que el 80% hablaban de mi cuerpo, mi pelo y cómo me vestí, y esas cosas pues realmente no son tan relevantes.

¿Durante el embarazo tomabas vino?

El primer trimestre en el que los doctores te recomiendan que estés más estática, que dejes de hacer ejercicio y que te cuides mucho es muy dual, porque es cuando no se te nota nada, nadie te cuida ni nadie tiene consideraciones de nada, pero es cuando más te tienes que cuidar.

Dejé de tomar por completo y después mi doctor y otros doctores me dijeron: “Una mujer embarazada no está enferma, si tú te sientes bien y estás acostumbrada a hacer ejercicio y tomar vino no dejes de hacer nada diferente, sólo hazlo con mucha más medida”.

Me esperé hasta los 5 meses para empezar a tomar vino, me tomaba una copa a la semana, los sábados casi siempre, y en las catas te tomas un trago y no pasa nada. 

De hecho tengo unas fotos increíbles de mi última cata embarazada de 8 meses, llegué me senté en una mesa con gente que también iba a participar en la cata y me acuerdo que la gente decía: “No llega la Sommelier…”, nunca se imaginaron que fuera yo con una mega panza.

Hay que quitar esos prejuicios de que las mujeres embarazadas se vuelven inútiles, una cosa es probar y otra es tomar. 

Durante la lactancia ya fue otro tema, no se recomienda tomar pero por otro lado te recomiendan que tomes cerveza para que puedas lactar más fácil. Mi pediatra me comentó que la mejor forma de que puedas tener una lactancia exitosa es estar relajada.

Me decía: “Tómate una cervecita o una copa de vino”. Lactando me tomaba una copa diaria, pero es diferente, si antes te la tomabas en media hora en la comida, cuando estás lactando procuras tomartela cuando acabas de lactar al bebé para que pasen unas horas y no haya alcohol en tu leche.

Pero no va a haber un doctor que abiertamente te recomiende tomar embarazada ni lactando, porque cuántas Sommeliers hay, sería demasiado riesgoso.

¿Qué le recomiendas a quienes quieren aprender más del vino de forma amateur?

Seguir diferentes blogs de vino, hay muchos buenísimos, hay uno en especial en inglés que me encanta que se llama Wine Folly de Madeleine Puckett es mi comunicóloga favorita de vino, también Wine.Gini, una chica griega que comunica en inglés.

Si la gente me sigue estoy 100% segura que van a aprender muchas cosas, también doy cursos para grupos, por lo general la gente arma su grupo y gran parte de la experiencia de tomar clases de vino es hacerlo en intimidad con amigos. 

Mi mayor recomendación sería prueba TODO, no te limites a una marca o a un estilo, incluso las cosas que no te dan confianza, prueba las cosas a las que no estás acostumbrada, el vino es un gusto adquirido, como el queso roquefort y la cerveza misma. 

La primera vez que tomaste cerveza seguramente dijiste: “¡Guácala qué horror, a quién le gusta esto!”, y la realidad es que no te acuerdas cuándo y cómo fue que ya la amabas. 

El vino es un gusto adquirido y en la medida que lo consumamos con responsabilidad y atención vas ampliando tu paladar y no nos vamos a dar cuenta cuándo vamos a tener un paladar más estricto que sepa identificar cuando un vino está bien y cuándo no.

Sobre tu rutina de belleza
La primer persona que te influenció a cuidar tu piel

Mi mamá.

El primer producto de cuidado de la piel del que te hayas enamorado.

El aguacate, en la licuadora poníamos aguacate, avena, miel, aceite de olivo y nos lo untábamos en el pelo y la cara, estábamos muy chiquitas y nuestra piel tenía requerimientos muy diferentes, eso era suficiente para un pelo virgen y un cutis de bebé.

Pero ya cuando vas creciendo el primer producto del que me enamoré aunque ya no lo uso tanto es de L’EBEL, una marca de catálogo bastante buena a mi parecer, me gustaba mucho su desmaquillante, y la línea de primeros cuidados.

Llegaba una tía con su catálogo y nos transmitía súper bonito lo que hacía cada producto.

De maquillaje el de Bare Minerals, NARS y para mis pestañas de aguacero usaba un rimel de mamey, hasta que encontré el Up For Everything Lash de MAC, es el único rimel nice que me deja las pestañas padrísimas.

¿Cuando tu piel no está al 100 a qué recurres?

Me hidrato mucho, tomo mucha agua mineral, no me refiero con gas, sino a la que tiene minerales: potasio, magnesio, calcio…, la que me gusta es Fuensanta, es un agua de España.

La gente no sabe eso, muchas niñas traen sus botellas de agua para todos lados de Bonafont Epura…, y estas aguas lejos de hidratarte te pueden llegar a deshidratar porque no contienen minerales.

El agua tiene una tendencia a buscar minerales en el cuerpo, cuando tu tomas agua mineral (con minerales) necesitas hasta menos agua y tu piel va a estar hidratada, eso es lo primero que hago, hidratarme. 

Si de plano me desvelo y veo terrible mi piel hay un tip que me encanta, poner agua mineral con gas muy fría, esa si no importa cuál sea, la pongo en una tina y me lavo la cara con ella, para que se tense el poro.

Te deja la piel súper hidratada, sólo lo hago cuando tengo una boda o un shooting porque es un efecto de horas. Y cuando de plano si está muy mal voy al dermatólogo, también me hago un tratamiento que se llama cavitación, lo que hace es oxigenarte y drenarte para quitar esa hinchazón de la cara que es retención de líquidos.

Rutina de cuidado de la piel

A raíz de la maternidad ya no le he dedicado el tiempo que le dedicaba antes, y sí he notado la diferencia de omitir un paso de la rutina, pero mi cuidado hoy en día es el siguiente: me despierto y me pongo el Protector Solar con Color de ENVERA para salir a correr. 

Cuando regreso de correr, me baño y me lavo la cara con un jabón facial, ya sea Lactibon o uno de Bioderma ambos son especiales para piel delicada con rosácea. Sigo con el Suero de Contorno de Ojos y la Crema Facial de Día, ambos de ENVERA, amo la crema porque te protege contra la contaminación, medio ambiente y tiene un FPS de 30.

Sigo con el Protector Solar Sin Color de ENVERA, me encanta porque es también primer y luego me maquillo. Procuro que mi maquillaje también tenga protección solar, lo aplico con esponja, estoy usando el de Effaclar BB Blur de La Roche Posay para el diario, si voy a tener algo especial como un evento o unas fotos me pongo el de NARS.

Cuando estoy en la calle me retoco el con el Protector Solar con Color de ENVERA, y casi siempre me pongo un poquito más de maquillaje, me gusta retocarme bien y que quede perfecto.

En la noche me lavo la cara, me exfolio una vez cada 15 días con bicarbonato (sé que no es lo más apropiado jajaja) pero me gusta y me funciona, además de que nunca me tallo la cara. 

Sino también uso un exfoliante de la marca Vine Vera que justamente es de uva, lo malo es que es muy cara y no siempre tengo ese exfoliante.

Después me pongo agua micelar para piel con rosácea Sensibio de Bioderma, sigo con el Suero Nutritivo de Aguacate de ENVERA, es mi producto favorito, ese suero es una delicia, es el producto más puro que tiene la marca.

Es sumamente hidratante y no comedogénico, no hay forma de que te cause una reacción y te va a nutrir increíble la piel, no lo uso diario porque no lo necesito, pero cuando mi piel anda mal sí.

Sólo puedes usar un producto por el resto de tu vida, ¿cuál y por qué?

El protector solar, porque aunque mi piel estaría deshidratada, es lo más importante que puedes hacer para cuidar tu piel. Si la cuidas del sol la vas a tener menos deshidratada y más bonita.

No te van a salir tantas manchas que son normales por la edad, vas a prevenir la aparición de arrugas sin usar una crema antiedad, tiene que ser el MUST hombres, mujeres, niños y niñas.

Un producto que jamás creíste comprar y al final lo hiciste

Cuando mi hermana lo compraba se me hacía muy caro jajaja pero ahora lo uso 3 veces por semana, es el fijador de maquillaje de MAC. Antes creía que te robaban con esas cosas jajaja.

Cuando me lo regalaron en un kit (venía una muestra), lo usé y el maquillaje no se me corría, me duraba más y se me veía la piel muy linda, definitivamente nunca creí comprarlo y menos incluirlo en mi rutina diaria.

El producto que siempre compras cuando se te acaba

El protector solar de ENVERA y el contorno de ojos y el agua micelar Sensibio de Bioderma.

Ingrediente favorito en skincare

Agua mineral y aceite de aguacate.

Tu secreto mejor guardado en skincare

Lo del agua mineral y cuando estoy muy muy cansada me pongo bolsitas de té de manzanilla en los ojos, me ayuda muchísimo a desinflamar. Pero creo que realmente mi secreto es usar filtro solar hasta en las noches por la pantalla de la compu y del celular.

El filtro solar para mi no es solar jajajaja, es filtro de luz, la luz artificial te mancha muchísimo y yo me la vivo en la compu y el celular, cuando hago mis lives a las 8pm, me maquillo y me pongo mi protector solar.

El peor error que has cometido en skincare

Me hice microdermoabrasión para mi boda, me quedó hermosa la piel durante un mes y al mes y medio me salieron manchas porque la piel estaba muy expuesta e inflamada, me dio muchísimo coraje haberme hecho eso.

Y la segunda es que cuando estaba muy chavita me asoleaba muchísimo, y como el sol es acumulativo ahora aunque me cuido mucho más mi piel lo resintió. 

 ¿Qué consejo le darías a alguien que empieza a cuidar su piel?

Punto número uno que no se asoleen y menos la cara, tampoco estén bajo una sombrilla en la playa, póngase un sombrero o gorro y apliquen protector solar cada dos horas.  

Existen cremas maravillosas para autobroncearte de hecho hay uno que venden en Sephora que se llama St.Tropez, es azul y caro pero te deja un bronceado divino durante un mes.

Y mi segundo consejo es no quedarte con un producto toda la vida, hay que entender que la piel evoluciona y hay que cambiar los productos que usamos de acuerdo a las necesidades de nuestra piel. 

Sobre tu rutina de pelo

Cuido muchísimo mi pelo jajaja, me lo pinto, no me lo decoloro, pero me lo pinto bastante rubio, lo tengo largo y siempre duermo con trenza para que no se me lastime, también cambio mis shampoos todo el tiempo.

El pelo es en donde necesitas cambiarle a los productos, no es como la piel que está viva, cada que se me acaba el shampoo compro uno de una marca diferente o de la misma marca pero distinto.

Me gustan los shampoos de Davines, de Revlon, me gusta uno de macadamia que encuentras en Sanborns, cuando tienes el pelo muy frizzeado te lo deja suavecito baba con caída pesada. 

Procuro hacerme tratamientos de hidratación al menos cada 2 o 3 veces en el salón, me hago mucho un tratamiento japonés que se llama Mucota o también Keratina brasileña

Creo que en el pelo es en donde más gasto jajaja, también uso aceites para el pelo cuando no uso tenaza ni secadora, de Argán de BabyLissPro, y también uso el suero de aguacate de ENVERA.

Sobre tu rutina de cuerpo

Mi secreto para la celulitis que es mi talón de aquiles es cepillarme con un cepillo de cerdas naturales para activar la circulación, es buenísimo, es más barato que una crema. Yo siempre compraba cremas carísimas para la celulitis y nunca notaba resultados.

Con el cepillo sí he notado resultados, incluso hasta te da comezón y te despierta la circulación de la piel, por decirlo de una manera.

Me gusta también usar fajas, te tornean el cuerpo muy padre, las uso al menos 3 veces a la semana y me duermo con ellas, después de tener a Cayetana (mi hija), me acostumbré mucho a ellas.

Sobre tu rutina de ejercicio y alimentación

Corro casi diario, si me levanto jajaja por la bebé está un poco complicado, si no corro 5 km 3 veces por semana. Amo la comida mexicana, mi platillo favorito es el mole negro de Oaxaca. 

Soy fan de hacer un sandwich de 3 quesos en la parrilla, un buen sándwich puede ser la cosa más gourmet del mundo. Los mariscos crudos como los ostiones y las almejas se me hacen un manjar de los dioses. 

Para mi existen dos tipos de postres, el chocolate y todos los demás jajaja. Las tartas de higo y de frutos rojos me gustan mucho, las peras al vino tinto… me gusta comer de todo, especialmente lo que se pueda comer con las manos, siempre sabe más rica la comida que tocamos.  

Back to Top